Un Bartender que se cree escritor ¿O un escritor que se cree bartender?

   La primera vez que escribí un poema lo hice para la clase de castellano en el Liceo Juan Lovera. No recuerdo el poema en sí y francamente no creo que haya sobrevivido al martillo del tiempo pero sé que, además de una exigencia del profesor, lo hice pensando en el rostro de una hermosa niña. En ese entonces tenia 13 años aproximadamente, la composición era de 4 estrofas, cada una con 4 versos. En ese mismo curso estudiaba higiene y manipulación de alimentos y fue la primera vez que cocine un bizcocho.

   Nadie en ese entonces se podía imaginar que, aunque en aquellos días apenas estaba aprendiendo a cocinar, ya podía escribir un guión de una obra teatral. Aquel guión lo llamé “Sombras Blancas” y lo recuerdo bien porque era de terror. La cocina no se me daba bien pero ya al final del curso había escrito al rededor de tres guiones teatrales para el liceo y garabateado unos cuantos poemas en un pequeño libro. Entonces crecí, viví amores, me gradué de Bachiller en Ciencias y Tecnología y tenia un repertorio de aproximadamente 100 poemas, 3 ensayos, 4 guiones teatrales y un cuento. Me había dado cuenta que me había convertido en un escritor del genero de ficción. Obras que siempre acompañaba de dibujos y símbolos.

    Pero sucedería algo que no esperaba, me encontraría de nuevo con el mundo de la gastronomía en el año 2005 cuando entraría, por medio de mi abuelo, el profesor y Presidente de la Asosiación Venezolana de Barmen Francisco (Paul) Rivas; aunque ésta ultima labor no hubiese sido por mucho tiempo, comencé a estudiar en el INCE. En ese entonces el INCE estaba en su apogeo. Mi salón de clases fué uno de los salones del Hotel Meliá Caracas y allí entré de lleno en los servicios de restauración. Aprendí etiqueta y protocolo, organización de eventos, francés, ingles y me encontré con la coctelería. Tiempo después, al cumplir la mayoría de edad, realicé el curso de barman en la asociación que mi abuelo presidió.

    Muchos pensaran que se trata de un fallido intento de escribir una autobiografía lo cual, es bastante tentador considerando que vivimos en un mundo escrito donde todas nuestra relaciones personales y profesionales se basan de nuestras biografías. Por supuesto que todavía no me dedicaré a escribir una autobiografía ya mi vida está en pleno florecimiento y lo más interesante puede que no haya sucedido todavía.

   En la coctelería o mixología el barman debe conocer los ingredientes, la elaboración, la clasificación, el correcto uso de los materiales de trabajo y por supuesto que “debe ir con que” para crear una bebida especial basada en tres principios fundamentales; Aroma, Color y sabor y todo ésto va dentro de la presentación.  Pero el ser bartender no es sólo está en  la correcta integración de aquellos ingredientes.  Debe haber un gran sentido del arte, en cuanto a la presentación de su creación y respeto en cuanto a la creación de otros barman. Debe crear aquello que le gustaría probar, usa los ingredientes que mas le gusta para crear nuevos sabores, aromas y colores para que, aquellos a quien se los ofrezca, agrade. Entonces el bartender se convierte, al igual que un chef, en todo un artista.

   En el caso del escritor, la historia es parecida. Un escritor debe reunir en lo que escribe, aquello que le place, aquello que le gustaría leer y a diferencia del barman, no busca que su libro agrade a los demás sino simplemente expresar su visión del mundo, bien sea que lo exprese de manera real o se base en la ficción. La verdad es que un escritor se forja escribiendo, así como lo hace un barman cuando se foguea en la barra. Ninguno de los dos nace con las habilidades especificas que deben poseer pero cada uno puede aprenderlas con la practica.

     Con ésto quiero probar que, cualquiera que éste dispuesto a seguir el noble arte de la escritura, lo único que tiene que hacer es escribir . Ser barman no me ha impedido escribir, es mas, en ese ambiente tan social donde he conversado con clientes de muchos países, de varios idiomas y de muchas costumbres, he encontrado mucha inspiración; paran escribir poemas, relatos o éste pequeño articulo que hoy comparto con ustedes.

Anuncios

Un comentario en “Un Bartender que se cree escritor ¿O un escritor que se cree bartender?

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s