¿Te gusta el sexo?

     Nosotros disfrutamos los caramelos por su sabor. Todo el mundo trata de disfrutar algún sabor, y nosotros queremos disfrutar del sexo porque hay algo de sabor allí. Estos gustos y sabores que percibimos son materiales por lo que son probados y se acaban rápidamente. Esa clase de sabor que nos da el sexo sólo dura algunos minutos.

   Cualquiera puede tomar un caramelo, probarlo y decir: <<¡Ay, que rico!>> pero cuando se acaba, tienes que probar otro para continuar disfrutando del sabor. El sexo por lo tanto es un sabor limitado, pero el verdadero sabor no tiene final. Todos buscamos sexo de buenas a primera para satisfacernos, el cuerpo lo pide y está en nosotros entregarnos a los deseos del cuerpo. Entonces sucede que cuando se acaba y estamos satisfechos, la pasión se termina…

Fuente: http://artforadults.tumblr.com/

“Candy lips” by Ardem

     Es fácil confundir el amor con el deseo. La existencia de corazones rotos es prueba de que al dejarnos llevar por el deseo, creemos que es amor verdadero y aunque no fuera, nos aferramos al dulce sabor de ese caramelo y sentimos temor de que se acabe. Entonces, cuando se acaba, sólo queda sufrimiento pero ¡Un momento! ¡Puedo buscar otra bolsa de caramelos y comenzar a probarlos uno por uno! y es cuando la historia vuelve a comenzar.

    Seria imprudente afirmar que el sexo solo satisface al cuerpo, la pregunta es ¿Que tanto satisface a la mente? El cuerpo responde a los sentidos, a las actividades sensoriales. No obstante, más allá de los sentidos está la mente, más allá de la mente está la inteligencia y más allá de la inteligencia está el alma ¿El sexo satisface el alma? Muchos se preguntarán si de verdad existe eso que llamamos alma pero el cuerpo, mente y alma es lo que nos define como humanos.

     Por supuesto que el sexo también es poesía. En los versos podemos describir el acto sexual sin tabú y despertar todos los sentidos al unisono. Leyendo poesía nuestras mentes se pueden anticipar al acto sexual, sobre todo si se trata de poesía erótica.

“…el perfume de piel cual rosa se delata,

entre sus piernas los campos elíseos guarda,

en su aliento la belleza del sexo se destaca,

¿Qué es más hermoso que la experiencia innata?

Eros en el cielo ¿o acaso en nuestra cama?”

Pueden leer mi poema completo aquí La Virgen de Eros

     El sexo no pertenece únicamente a la humanidad. En el reino animal hay especies que también disfrutan del sexo, o por lo menos lo hacen únicamente con fines reproductivos. La naturaleza es muy sabia, a los humanos nos creó para que disfrutáramos del sexo y así mantuviéramos la especie. A cambio de disfrutar del sexo, nos recompensa con esa satisfacción corporal; sudor, fuertes latidos del corazón, pupilas dilatadas,la sangre corriendo rápidamente por todo el cuerpo.

   Durante el enamoramiento, el deseo y el sexo nuestro sistema nervioso se activa al máximo y liberamos grandes cantidades de sustancias químicas como la feniletilamina, la dopamina y la norepinefrina,  que producen una sensación de ansiedad y de anticipación gozosa y la oxitocina, llamada la hormona del “amor” liberada durante el orgasmo. Según los farmacólogos Janet Amico y Regis Vollmer, profesores del universidad de Pittsburg, la oxitocina también produce adicción a los dulces, golosinas y por supuesto al chocolate.

   No es coincidencia que el chocolate sea un recurso para los románticos durante el cortejo. El chocolate, rico en feniletilamina ayuda en la carencia de oxitocina por la falta de sexo, así que ayuda a disimular la verdadera necesidad. Seguramente se lo van a pensar dos veces antes de regalar chocolates a sus parejas sexuales.

    Esta respuesta corporal influyen en la mente y nos preguntamos ¿Mente sobre cuerpo o cuerpo sobre mente? En la magia sexual usada en el Tantra Yoga, se busca espiritualizar ese acto sexual, no solo ayudando a que sea más duradero (no eterno) sino que sea más placentero y que sea la mente quien domine en el acto sexual. El sexo no significa disfrutar de las sensaciones, pero las sensaciones están allí por naturaleza. Ese es el secreto de la vida.

   El sexo y el amor no son iguales y aunque podamos encontrar una relación, cada uno responde a sensaciones diferentes. El sexo corresponde al cuerpo y el amor corresponde al alma. Puede haber sexo sin amor y puede haber amor sin sexo. Muchos buscan el amor mediante el sexo y otros buscan el sexo disfrazándolo de amor.

fuentes:  http://www.monografias.com/trabajos49/oxitocina/oxitocina2.shtml

http://kadampa.org/es/reference/que-es-el-tantra/

http://vidayfamilia.univision.com/horoscopos/predicciones/article/2011-08-08/tantra-yoga-tecnica-milenaria-para

Anuncios

12 comentarios en “¿Te gusta el sexo?

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s