¿Que tan buenos son los deseos?

Se dice que la paciencia es una virtud. Nos hacen recordar que querer las cosas con desesperación nos lleva a la frustración y justamente en el camino de la felicidad nos encontramos con el desconsuelo. Pero querer las cosas aquí y ahora puede que sea parte de nuestra naturaleza. Nuestra existencia en el mundo es muy efímera en comparación el mundo mismo y aunque no todos estemos de acuerdo,en el fondo sabemos que nuestra lucha por la existencia comienza antes de nacer.

En la filosofía Rosacruz se enseña que el hombre posee cuatro vehículos, siendo el tercero “El cuerpo de Deseos” que es un vehículo de sentimientos, ansias, anhelos y emociones. Es responsable de las acciones, y se complace en actuar sin ataduras. Es imposible vivir sin emociones, sin anhelos pero comprender que los deseos son sólo ilusiones, nos ayuda a seguir nuestro camino, son como las piedras en los ríos que lastiman nuestros pies cuando queremos cruzarlo.

Muchos de nosotros no comprendemos que solo somos parte de la corriente del gran río de la vida y nos queremos ver como seres ajenos a él. Gastamos nuestra energía intentando escapar de la corriente, creamos armas con nuestras mentes para sentirnos seguros.

cfafb0189fed0fd54e2efb15008a1ac0

Hay un poema de W. H. Auden llamado “The Age of Anxiety” que capta esa parte de nuestras vidas donde buscamos ese cambio en nuestras vidas. En uno de sus versos, dice lo siguiente:

“Preferimos la destrucción al cambio

primero morir en medio del temor

que escalar la cruz del momento

y dejar morir nuestras ilusiones.”

Nos aferramos al deseo, preferimos morir antes que cambiar y en nuestras ilusiones buscamos el mayor éxito y si no ocurre nos enojamos, nos frustramos y nos decepcionamos, del mundo y de nosotros mismos. Todo esto nos llevaría a un sencilla pregunta ¿Qué hay de malo con tener metas? No hay nada de malo en plantearse metas, es natural hacerlo pero el problema es aferrarse a los resultados.

Entonces ¿Qué hay de malo con querer que nuestro mundo personal cambie de un día para otro? pues la verdad, no hay nada de malo en eso, es normal desear, pero cuando nuestros deseos se transforman en lo único que importa es cuando comenzamos a crear turbulencia en nuestro río, un río que no es sólo nuestro sino que pertenece a todos a nuestro alrededor, conectándonos en una sola energía.

241528ee9f112e764d36ced4c6a5aeb9

Uno de los pensamientos fundamentales del budismo iniciado por Nichiren Daishonin es que “los deseos mundanos son la iluminación y que los sufrimientos del nacimiento y la muerte son el nirvana”. (NICHIREN : Gosho zenshu, pág. 821.)

Daisaku Ikeda, presidente de la Soka Gakkai International, escribe:

“La causa fundamental de la infelicidad en que vive la gente es la tendencia a desarrollar apegos de la más variada índole. Un apego, así como suena, es una sujeción que nos mantiene ‘atados’ en algún aspecto de nuestro corazón (…)No es cuestión de erradicar los apegos, sino de verlos claramente.

(IKEDA, Daisaku: Disertación del presidente Ikeda sobre los capítulos “Hoben” y “Juryo” del Sutra del loto.)

Pero no todos los deseos generan problemas sino aquellos que exigen una satisfacción ¿Cuantas veces han ido a un río y creado una presa con las piedras para mantener toda el agua el tiempo suficiente para mayor comodidad? Bloqueamos el flujo natural del río para satisfacernos a nosotros mismos cayendo en el egoísmo.

Por supuesto que nosotros mismo no podemos modificar nuestra conducta, el ‘yo’ no puede arreglar al ‘yo’ porque entonces comenzamos a pensar “No me esfuerzo demasiado” , “no hago nada bien”, “no hago suficiente” y no lo será, porque nunca nada sera suficiente para nosotros mismos. Exigimos al mundo y nos exigimos diariamente para cumplir esos deseos, esas exigencias personales.

Si nos esforzamos para cumplir una determinada meta que logrará por fin satisfacer la necesidad del éxito y no es así, entonces caemos en la decepción y nos sentimos fracasados. Tenemos que aprender a visualizar correctamente las metas, sabiendo que tan útiles son para nuestra vida y si son reales o no.

Ser pacientes no es esperar los resultados sino también reconocer cuando buscamos algo innecesario en nuestra vida y de que manera nos estamos estancando en esos pozos de agua que hemos querido construir.

Anuncios

14 comentarios en “¿Que tan buenos son los deseos?

  1. Una entrada genial, realmente genial. Me encantó. Es tan cierto lo que todo lo que dice, me he sentido identificado absolutamente, por sin duda soy de esos que desean y desean y se decepcionan cuando nada de eso ocurre y digo tan cual como tu pones “no me esfuerzo demasiado”.

    Le gusta a 1 persona

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s