Empatía, comprensión y camaradería: 3 pasos para la insensatez.

En nuestras vidas intentamos ser aliados de las personas porque existe una supuesta regla social que determina que, siendo personas sensibles, debemos apoyarnos los unos a los otros, incluso cuando estamos cometiendo errores. El miedo a ser aislado del entorno social nos puede impulsar a encubrir actos incorrectos en otras personas. Por un lado, podemos evitar que otras personas tomen una decisión equivocada, pero no siempre es así. A veces una determinada relación, bien sea de amistad, amor o de negocios, sugiere que debemos leales y eso significa <>.

En primer lugar tenemos la empatía; esta capacidad de sentir lo que otro ser humano siente, es adquirida y desarrollada con la interacción y muchas veces es la única forma de ser aceptado en un entorno social, pero esta <<sensibilización>> no garantiza que hagamos lo correcto. La empatía puede ser beneficiosa para desarrollarse personalmente pero si lo pensamos adecuadamente, significa que esa otra persona (y también nosotros), pueda hacer uso de las habilidades empáticas para aprovecharse de la situación y la manipulación.

Nuestra capacidad para <> puede ser un arma de doble filo, pues al tratarse de un estado enteramente emocional, nos aísla de pensar razonablemente sobre una situación determinada. En la página suite101.net podemos encontrar un artículo sobre los <<Beneficios y desventajas de las capacidades empáticas>>  en el cual, el programador Iñaki Diez  escribe:

La empatía es una poderosa herramienta, pero su uso puede acarrear tantos problemas como soluciones aporta. El empático deberá determinar, en cada caso, y de forma objetiva, las conclusiones sobre su interlocutor en base a otros estímulos. En este sentido, la empatía es una poderosa aliada, pero el juicio racional y el pensamiento reflexivo serán siempre los que determinen las mejores actuaciones ante cada situación en la vida.

Esto significa que no podemos dejarnos llevar únicamente por la empatía para establecer relaciones personales porque nos puede llevar a conclusiones y sobre todo, a tomar decisiones erróneas. Es muy común que lleguemos a un punto donde nos decimos: <<¿Por qué me dejé llevar?>> o en algunos casos <<“sentí” que tenía que hacerlo por él (ella)>> incluso cuando sabíamos que estábamos cometiendo un error o en el peor de los casos;un delito.

Por otro lado, tenemos capacidad de comprender; que significa <> y es usado también para definir la capacidad de entender los sentimientos de otras personas y adquirir una actitud de tolerancia. Adquirimos una actitud comprensiva para evitar un enfrentamiento con otras personas, lo que significa una postura estoica moral.

No podemos ser tolerantes todo el tiempo y por lo tanto no debemos creer que tenemos que ser totalmente comprensivos. Parafraseando a Voltaire:  todos cometemos errores y es la razón por la cuál debemos tolerar los errores de los demás ;eso no significa que tengamos que unirnos a ellos en la insensatez sino comprender que no podemos tomar las decisiones correctas sin conocer antes las equivocadas; que todos aprendemos por el error aunque no hay peor error que tratar de justificarlo.

Aunado a esto, la camaradería nos ofrece una sensación de apoyo, una relación de fraternidad invaluable difícil de hallar en cualquier esquina. Si en la solidaridad, no somos fiel a nuestros propios valores y principios, podemos perder toda posibilidad de ser los dueños de nuestras decisiones y hacer algo que no queremos o que creemos incorrecto, con el fin de satisfacer los deseos del otro basándonos en un tratado de amistad y confidencialidad.

Seguramente se preguntarán ¿Qué pasa si soy yo quien se impone ante otros? La empatía, la comprensión y la camaradería son herramientas muy útiles para tener éxito en la vida y en algún momento seremos manipuladores y otras veces los manipulados. No tenemos que volvernos paranoicos; creyendo que todo el mundo quiere manipularnos transformarnos; ni en sociópatas para vivir bien, pero si hay que establecer las diferentes entre lo que <>.

Seguramente estarán escandalizados por mi insensibilidad pero a veces hay que dejar los sentimientos a un lado y usar el razonamiento lógico para tomar las decisiones correctas o evitar que los demás tomen las decisiones equivocadas. No hay por qué tener miedo de fijar su juicio ante una situación para no caer en crisis. El conflicto siempre existirá y es la consecuencia de la diversidad, no debemos desesperarnos pero tampoco estar indiferente.

Algunos adoptan una postura más diplomática, en la que exponen su desacuerdo sin iniciar una disputa.  La comprensión de las cosas y la creencia de que se comprende la cosas son dos cosas diferentes, y más aun si le añadimos a la receta, los sentimientos. Esta benevolencia puede significar que aceptemos todo, todo el tiempo donde los derechos y las obligaciones son el núcleo de todo acto moral pero ¿Cómo ser comprensivos ante las tonterías, ante la falta de buen juicio?

Créditos :  vía suite101.net

Anuncios

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s