Turismo de letras: Aquellas cosas que debería escribir.

«Es hermoso escribir porque reúne las dos alegrías: hablar uno solo y hablarle a la multitud.»

Cesare Pavese (1908-1950) Poeta y novelista italiano.

Cuando mis estudiantes me abordan con preguntas sobre la actividad turística, veo en sus ojos la esperanza de convertirse en viajeros, eso está muy bien pero el turismo no es solo eso. Es decir, si necesita que las personas viajen, que se desarrollen a nivel personal y espiritual adquiriendo un vasto conocimiento del mundo que les rodea. Pero es solo una fracción de lo que significa ser un turismólogo.

Por supuesto que mi especialización son los servicios de alimentos y bebidas, pues es lo que he venido trabajando desde que tenía dieseis años. De hecho, comencé a trabajar como mesonero en un prestigioso hotel de Caracas y para cuando llegué a la universidad, ya tenía un amplio conocimiento de los servicios gastronómicos como elemento de la actividad turística. Lo que necesitaba era obtener un conocimiento teórico y más «científico».

Quizá la mejor parte de estudiar el fenómeno turístico sea la de socializar, pero de vez en cuando es bueno regresar a los libros y participar en las discusiones sobre los avances en las investigaciones del turismo; aún discutimos si realmente es una ciencia. Obviamente no podría ser un buen profesor si me dedico a leer únicamente, el conocimiento que se adquiere a través de la experiencia es muy significativo para tener una visión propia y si es necesario, refutar las hipótesis o teorías actuales. Entonces me convierto en un investigador, el primer paso para desarrollarme profesionalmente.

Los que me preguntan porqué me dedico a escribir historias de ciencia ficción, de horror o de romance quizá no comprendan bien la forma que tengo de hacer turismo. Escribir —para mi— se han convertido en un hábito, en una forma de recrearme en mi tiempo libre. El turismo depende principalmente del tiempo libre que dispone cada ser humano. En otras palabras, es un «turismo de letras», usar la escritura para desarrollarse a nivel personal y profesional.

En mi caso, es la justificación en mi propia visión del mundo y de las cosas que siempre me ha gustado leer lo que me ha impulsado a escribir cada día. Soy profesor universitario en el área de servicios turísticos y también soy un ávido lector de horror y ciencia ficción. Me encanta el rock y no temo demostrarlo. Y al contrario de que pueden pensar sobre los ‘rockeros’, aun por mi predilección por usar trajes negros, es que yo no luzco como un idiota, pues me gusta vestir bien. «Quizá esto sirva para mi currículo».

A veces siento que rompo las ilusiones de muchos de mi estudiantes al explicarles que no necesitan estudiar turismo para convertirse en viajeros y que los viajeros no siempre estudian turismo. El que estudia turismo se convierte en un prestador de servicios y que aunque viajen, siempre tendrán que hacerlo para servir a otros. Entonces confunden el servicio con ser esclavos.

—¡Basta!— les digo — los que estudian medicina lo hacen para servir a otros y pasan largas horas en los hospitales, y no por eso son esclavos. Ustedes pierden su tiempo en pretender que van a estudiar turismo simplemente para viajar; pues no necesitan de un título universitario para eso. ¿Es que no se dan cuenta que viajan más que yo al año? Yo tengo dos títulos y ustedes están estudiando para obtener el primero. En lo que a mi concierne, ya son viajeros. Mi trabajo es convertirlo en turismólgos y servidores para y de la actividad turística.

Estudiar turismo es prepararse para servir y adquirir un gran conocimiento de cómo funciona el mundo. El problema está en que el turismo como fenómeno no ha adquirido el reconocimiento que ha logrado, por ejemplo, la medicina o la arquitectura a través de los años, siendo estas unas de las ciencias más antiguas y que fueron en primer lugar, disciplinas.

Muchos estudiantes y profesores me han confundido con un profesor de letras, de publicidad, de filosofía y hasta de leyes y han quedado impresionados cuando les cuento que solo soy mesonero ( y sonrío al decirlo), pero luego les explico la forma en la cual he sido educado y la experiencia que he adquirido, en mis viajes, en la universidad, en el campo de trabajo en conjunto con todas las personas que han formado parte de mi vida, quedan desconcertados. Les explico que no hay nada espectacular, nada extraordinario, solo es hacer turismo.

Si desean pueden revisar el blog que estoy iniciando para compartir mi experiencias en turismo: turistosofia.wordpress.com

Y. J.Rivas

//


//

Anuncios

9 comentarios en “Turismo de letras: Aquellas cosas que debería escribir.

  1. Sigo tu otro blog, me parece muy interesante lo que cuentas, además es cierto que el turismo no ha sido realmente definido como un servicio, siempre parece un mundo de glamour, de viajes de aquí para allá. Sin embargo existe una cultura sobre este tema. Así que iré leyendo tus posts… Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s