Vida, blog y Vino

Muchas cosas son tan dulces como el vino. Momentos llenos de afectos donde las sonrisas no son una obligación, sino verdaderos gestos de cortesía. Mi relación actual tiene el color del vino tinto, pero también hay espacio para  los blancos, los rosados y los espumantes. Todo a causa de que en mi vida, he combinado mi atracción por la enología con mi habito,  recientemente adquirido, de escritura. 

Tengo mas tiempo trabajando con vinos que escribiendo relatos; aunque lo segundo que aprendí en mi vida, después de hablar, fue escribir.  Buscar un equilibrio es mas difícil de lo que se puede creer.  Por un lado, dicto clases de gestión de alimentos y bebidas, teoría del turismo y formulación de proyectos turísticos y por el otro, sobre todo cuando estoy a solas, comienzo a escribir sobre lo primero que me viene a la mente. Muchas de esas letras están destinadas a mi obra, algunas encuentran su camino directo a este blog.

Aprovecho casi cualquier momento para escribir algunas palabras, aunque no lo hago cuando me siento feliz, ¿Por qué? Porque prefiero disfrutar plenamente los momentos de felicidad. Al escribir sobre lo feliz de alguna situación esta ya pertenece al pasado, sin embargo, he descubierto que mi musa es la tragedia y el dolor, lo admito libremente y esto no significa que, al escribir constantemente, este en un permanente estado depresivo, es solo la voz que he logrado hallar y considero que, como muchos otros escritores, en un mundo perfecto no habría nada que escribir.

image

En muchas ocasiones he experimentado escribir bajo los efectos del vino, y me he sorprendido a mi mismo al encontrar, que soy puedo ser un gran ensayista bajo los efecto de ese espíritu del vino. Obviamente no podría depender de un estado de ebriedad para lograr escribir algo interesante para luego tener que editarlo de forma decente. Quizá tomé las palabras de Hemingway de forma literal. Pero he logrado grandes cambios, alguno de ellos necesarios para adaptar los nuevos conocimientos adquiridos y nuevas habilidades desarrolladas producto de mi intensa interacción con todo tipo de profesionales. Esos cambios son reflejos de lo voluble que es el mundo en la actualidad. Como cualquier persona de mi generación, me preocupo por mantenerme informado de las nuevas tendencias para diseñar nuevos planes de trabajo. De hecho, estoy constamente expuesto a cambia los planes de gestión, entre las que se incluye estar catando constantemente una marca de vino recién descubierta en el mercado venezolano, pues la economía actual nos obliga a buscar alternativas en precio y calidad, pero eso es otro tema.

Trabajar en la actividad turística me permite tener una vida dinámica y agitada, lo que significa tener momentos de mucho estrés. Claro que esto es común en cualquiera actividad y profesión. En los servicios gastronómicos uno puede hallar todo tipo de personas; no les voy a mentir, el cien por ciento de las personas con las que uno se relaciona no son agradables, pero si la gran mayoría. Esas personas que responden positivamente en la relación comensal-servidor generan una gran satisfacción en todo el equipo en una determinada empresa. Por otro lado, aquellas cuya respuesta significa una opinión negativa, sirve de advertencia sobra la actitud negativa producto de un estímulo desagradable en el servicio. Esto no quiere decir que debemos esperar a que algo no funcione adecuadamente para activar un plan de acción, de hecho, recibir opiniones positivas también sirven de estimulo para seguir promoviendo el fiel seguimiento de los estándares de servicio.

image

En el restaurante por primera vez.

Pero eso es solo una pequeña porción del trabajo y también es sola una porción de los beneficios. Es casi imposible resistirse al mundo de los vinos cuando prácticamente tu vida y tu salario, depende de él. Lo que yo hago es aprovechar aquellos momentos en las que estoy solo frente a mi ordenador para pedir un copa de vino (a veces una botella entera) para disfrutar de sus propiedades mientras me distraigo buscando nuevas formas para escribir. Debo admitir que a veces escribo post bastante largos, pero es con la intención de acercarme más a ustedes que con mucha atención, leen este blog. No debe ser ninguna sorpresa que escribir un blog (aunque sea por hobby) permite practicar la escritura y ya que se trata de un pasatiempo, es mejor cuando viene acompañado de una botella de vino.

Anuncios

3 comentarios en “Vida, blog y Vino

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s