Humanos por convicción, bestias por elección.

El coraje puede ser un poderoso aliado. Si se usa debidamente, puede brindar el valor y la fuerza suficiente para lograr el objetivo deseado. Pero por otro lado, si no se sabe controlar, puede causar grandes desgracias, desencadenando la ira y la violencia. Esta última causa tantos estragos como un virus, contaminando el pensamiento y la conducta humana.

Como seres dominante del mundo, los humanos definimos el destino del planeta. La naturaleza humana es en sí misma, una extensión del orden natural establecido a lo largo de millones de años. Las teorías filosoficas más prominentes establecen al ser humano como centro del universo. Incluso la religión cristiana lo describe como la “imagen y semejanza de Dios”.

La creación de Adán (Creazione di Adamo) por Miguel Ángel, 1511 Capilla Sixtina, Roma. Ciudad del Vaticano

La creación de Adán (Creazione di Adamo) por Miguel Ángel, 1511
Capilla Sixtina, Roma. Ciudad del Vaticano

Los seres humanos podemos ser violentos por naturaleza, pues estamos formados por instintos animales. Pero desde un punto de vista religioso podemos encontrar en la tesis “Discurso sobre la Dignidad del hombre” de Giovanni Pico della Mirandola, pensador nacido en la Italia renacentista, una referencia al Génesis bíblico que establece que el humano no tiene naturaleza.

La naturaleza de las demás criaturas la he dado de acuerdo a mi deseo. Pero tú no tendrás límites. Tú definirás tus propias limitaciones de acuerdo con tu libre albedrío. Te colocaré en el centro del universo, de manera que te sea más fácil dominar tus alrededores. No te he hecho mortal, ni inmortal; ni de la tierra, ni del cielo. De tal manera, que podrás transformarte a ti mismo en lo que desees. Podrás descender a la forma más baja de existencia como si fueras una bestia o podrás, en cambio, renacer más allá del juicio de tu propia alma, entre los más altos espíritus, aquellos que son divinos.

Quizá la naturaleza del humano sea no tener naturaleza ¿O es acaso, la de determinar su propio camino?  No es la primera vez que me encuentro con esta dicotomía humana. En ciertas ocasiones he mencionado la predilección del hombre por la justicia y la generosidad y he tenido que admitir el insano juicio de este, en caer en la perversidad y la ira. Todo esto se reduce a simple elección. Es perturbador pensar que el ser humano es vil y pérfido por preferencia ¿No es acaso, el libre albedrío un regalo divino?

Sabemos que el razonamiento es lo que nos diferencia de las bestias porque se nos dio el «dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra» (Gen. 1:26). ¿Por qué entonces, nuestra conducta es menos noble que los animales que presumimos inferiores?

En palabras del escritor Hemingay, «no hay nada noble en ser superior a los demás. La verdadera nobleza consiste en ser superior a tu antiguo yo». Supongo que lo tomó en consideración antes de suicidarse. Pero la realidad es que si somos superiores a todas las criaturas, también lo son nuestros errores. En la guerra por ejemplo, y parafraseando a Gabriel García Márquez, justificamos las atrocidades del enemigo para cometer impunemente las propias.

Soldado

Soldado

Podemos ser ángeles y demonios, ascender en nuestra existencia y construir un mundo armonioso, y como ‹seres animados maravillosos› (Pico della Mirandola. 1463-1494) somos un milagro en la creación divina. Sin ánimos de caer en dogmatismos me urge establecer necesidad del hombre por conocer la verdad a través de distintos caminos, entre los cuales la religión, aun cuando esté llena de ambigüedades, parece ser el más exitoso.

Al decidir que camino debemos tomar, bien sea por una filosofía religiosa o por un pensamiento ético y moral como justas bases para una sana convivencia y pleno desarrollo de un ser racional para luego ser llamados “personas” comenzamos a generar un verdadero cambio en la sociedad y en nosotros mismos. El concepto de persona, como se puede leer en la página definicion.de, es un «ser con poder de raciocinio que posee conciencia sobre sí mismo y que cuenta con su propia identidad». Por lo tanto, esta no responde al mismo sentido de ‘humano’ que responde a términos únicamente genéticos, sino que es una extensión de la existencia de este por medio de la experiencia en el entorno.

man-670832_1280

En tal sentido, decimos que hay buenas personas y malas personas y aunque la influencia del entorno es vital para el desarrollo, al final lo que cuenta es la elección. Podemos crear un sociedad en la cual el amor, sea considerado fundamental en la «naturaleza humana ideal». De lo contrario, nuestra serpiente interna descenderá hasta revelar nuestra bestia interior, desatando miseria y dolor en cada rincón. No tenemos que creer en las palabras bíblicas, ni en la idea de cielo o en un infierno, pero basta con observar el mundo que hemos construido para entender nuestro ámbito de poder.

Hay que establecer los límites entre lo que podemos hacer y lo que debemos hacer. Todos en algún momento hemos saboreado la ira, nos hemos sentido furiosos y hemos estallado con violencia. Unos más que otros, lo que crea una diferencia entre alguien irritado y alguien cuyos límites están más allá de la crueldad. Pero cuando reconocemos que nuestro raciocinio es lo que verdaderamente nos hace personas, comprendemos que no podemos dejarnos llevar por el deseo y pensar que todo es posible porque tenemos el derecho y la libertad plena de hacer con nuestro mundo lo que queramos. Enrique Moros, en su ensayo sobre La Naturaleza Humana expone:

La calidad de un hombre bien puede medirse en cierto modo por aquello que le resulta vedado, por aquello que considera sagrado, por las convicciones a las que no está dispuesto a renunciar ni siquiera a relativizar. Pienso que nadie puede vivir tranquilamente al lado de alguien que todo lo cree posible e incluso cree posible hacer todo, porque si todo es posible entonces todos estamos en peligro, incluso él mismo.

Es indiscutible, que los humanos somos seres sociales y que toda nuestra conducta no obedece únicamente a una carga genética ancestral sino que también influye la experiencia en un entorno social. La violencia es consecuencia de una experiencia traumática, donde el sujeto está expuesto a actos de violencia es los primeros años de vida, pero ¿No es esta la forma en que justificamos la violencia con la violencia?

logo, YjRivas, Blog, WordPress

Referencias

Della Miradola, Pico. Discurso sobre la Dignidad del Hombre. Ensayos para pensar. Recuperado el 15 de octubre de 2015 de: editorialpi.net

Moros, Enrique. (2009). La Naturaleza Humana. Contribución crítica a la argumentación a favor del aborto y la experimentación con embriones. Thémata. Revista de Filosofía. En linea] Número 41. 2009. Recuperado el 15 de octubre de 2015 de: institucional.us.es

Definición.de. Persona. Recuperado el 15 de octubre de 2015 de: definicion.de

Imágenes extraídas de :

www.pixabay.com

Anuncios

8 comentarios en “Humanos por convicción, bestias por elección.

    • All content of this blog is designed and written by me using the wordpress themes. Of course, it was not always so. I have two years writing on this blog and I have learned through trial and error. I always read other blogs and pages to investigate before publishing something and then i start to writing and editing.

      I greatly appreciate your comment. It gives me a great pleasure that you liked my blog.

      Regards.

      Me gusta

  1. Me pregunto muchas veces si la violencia es una constante matemática propia de la natutaleza en toda su dimensión. Vamos, si somos producto de la violencia, más que causantes de ella. Pero es muy complejo encontrar una respuesta debido a mi infinita ignorancia. Quizá por miedo, quizá por necesidad o cualquier otra razón explotamos con la ira como bandera para decir que nuestra existencia es algo más que momentos que se olvidarán como los recuerdos de un replicante que vió arder naves más allá de Orión. Es triste mi fustración pero me vence el sueño. Prometo no usar la violencia siempre que pueda evitarla. Con este granito, si sumamos, igual sacamos adelante una playa.

    Le gusta a 1 persona

    • Has roto el silencio por primera desde hace mucho. Tenías tiempo sin avisar de tu visita, lo cual me llena de gusto y te lo agradezco.

      Tenemos el poder, bien sea por regalo divino o por la lenta acción del tiempo, de definir lo que somos. Todos somos violentos en mayor o menor grado. Así como también tenemos empatia y eso que llamamos amor. Lo que nos define es lo que dejamos al mundo con nuestros actos.

      Le gusta a 1 persona

      • Intentaré no dejar ni rastro como buen dinosaurio cuando alcance la única verdad verdadera. Esto puede ser un acto de amor a la humanidad. En cambio, educar o concienciar en vida es un acto de generosidad. Tu escrito ayuda mucho.

        Le gusta a 1 persona

        • Todos dejamos rastro, bien sea que lo deseemos o no. Algunos dejan un rastro pequeño en los familiares, otros en cambio, plasman su huella en todo el mundo. Claro que, esto último depende de ese rastro en los mas cercanos; ellos se encargarán de esparcir el legado.

          Le gusta a 1 persona

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s