El País de Oscurana

Venezuela

Sé que es muy difícil encontrar un blog en Venezuela que no trate sobre política o economía, parece ser que en nuestro país es lo único que realmente vende porque es lo que está de moda. Y a los venezolanos nos encanta la moda sin importar de donde venga. Lo cierto es que haré un espacio para hablar sobre un tema que ha establecido en nuestro país un escenario cyberpunk donde existe un toque de queda contínuo al momento de caer la noche cuando, no siendo suficiente, ahora debemos salir a la calle o quedarnos encerrados en nuestras casas cuando las luces se apagan.

Estamos viviendo una crisis energética. La sequía, producto de un fenómeno meteorológico global, ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de nuestro país, que depende de centrales hidroeléctricas, ante un cambio climático inminente y ha obligado a un Gobierno, repetitivo, intransigente y con una política de Estado improvisada, ha tomar una medida que desde hace tiempo se veía venir: apagar las luces.

El escenario en Venezuela parece ser la trama de una película de Hollywood donde los protagonistas tienen que correr a un refugio antes que caiga la noche, ya que de lo contrario bestias espantosas saldrán de las sombras para despojarlos de todo lo que tienen, de asesinarlos o secuestrarlos. La diana suena justo cuando el sol comienza a ocultarse en el horizonte y la carrera por la sobrevivencia comienza. La tecnología no es una opción. Las calles comienzan a oscurecerse y apenas un exiguo alumbrado público guía a los habitantes hacia sus casas. Incluso las luces de los autos son más prominentes pero nadie se debe confiar, a veces el conductor no tiene la intención de ayudarte en el camino y si viene en motocicleta, debes rezar porque no te tenga fijado como presa.

Por supuesto que la inseguridad y el peligro no tiene una hora fija y a veces podemos ser sorprendidos por delincuentes a plena luz del día y es todavía más aterrador saber que, aun cuando estemos entre la multitud, nadie nos brindará apoyo. A fin de cuentas cada uno guarda por su propia vida. La Oscurara va más allá del simple hecho de estar sin luz, es tener un futuro oscuro, lleno de incertidumbre y caminar en la calle de los desposeídos donde las clases sociales se definen en función de lo que hay en el refrigerador. Y ese es otro de los problemas que deben afrontar las personas de Oscurana.

Para lograr obtener el pan del día se deben hacer colas kilométricas y cuidado que el gobierno te atrape haciendo énfasis de esta precaria situación, pues hasta los adeptos revolucionarios, aun cuando son afectados por la situación, pueden atacarte por ser uno de los apátridas que hacen un escandalo, solo porque el día de hoy, aun después de pasar horas para conseguir algo de comer, te fuiste a tu oscura casa con las manos vacías.

Pero también hay momentos durante el día donde los centros comerciales y los hoteles deben generar su propia energía a causa de los cortes de luz de cuatro horas diarias. So pena de aquellos que no posean generadores eléctricos ya que no es y cito: “responsabilidad del gobierno, otorgar divisas para la adquisición de generadores eléctricos”. En esos momentos, denominados por los venezolanos como “Oscurana” se tiene que salir a la calle o quedarse dentro de sus casas. Tal vez la mejor idea es ir a los parques pero solo bajo su propia responsabilidad, cuidando que no haya algún ser humano esperando la oportunidad para atacar.

De nada ha servido ser un país petrolero y aunque el precio del barril haya bajado significativamente este último año, tuvimos mucho tiempo y muchos recursos para fortalecer a Venezuela en materia energética y crear una potencia suramericana. Quizá esa haya sido la intención pero nunca se asumió, pese a las advertencias, que los protocolos no solo eran ineficaces sino que además representaban una amenaza para la economía. Por supuesto que al momento de señalar los errores de un Gobierno obsoleto es más fácil que sentarse a pensar sobre lo que habríamos hecho nosotros en su lugar, y aún más difícil es llevarlo a hechos.

En el país de Oscurana el caos está a la orden del día, pero es en la noche, cuando la terrible realidad se acrecienta. Debes tener los ojos bien abiertos, el corazón en la mano y si tienes un crucifijo, llévalo en alto para que te proteja de los vampiros que se abalanzan sobre ti a la primera oportunidad. Pero no debes exagerar—dirán algunos—, probablemente hasta le estés haciendo un bien al planeta, al menos ahora tiene más tiempo libre.

cropped-firma-y-j-rivas.png

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

2 comentarios en “El País de Oscurana

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s