La indiferencia al dolor no es de valientes, es de soberbios

Había pasado mucho tiempo desde mi última publicación, como si hubiese sido raptado por una sociedad que solo espera exprimir toda tu cordura. El problema conmigo es que se la he dado toda, y he dejado para mi solo el sentimiento de una estabilidad mental fingida, tal vez por presión social o porque me gusta jugar a ser un ciudadano modelo que paga sus facturas y presume con sus amigos los bienes adquiridos.

Me niego a aceptar una sociedad artificial, levantada sobre cimientos erosionados por la obsolescencia. En una labor constante por mantener el romance que esta generación ya considera anticuado o poco práctico, como si el verdadero sentir estuviera determinado por una pantalla digital que embriaga los sentidos y acondiciona la mente; su objetivo es  atraparla y llevarla lejos del mundo real que se cae a pedazos, mientras todos fingimos una felicidad ante una cámara.

¿Sabes? Debes convencer al resto del mundo que eres feliz. A la gente no les gustan los infelices porque la infelicidad es dolorosa y nadie quiere dolor. Cada persona sufre en silencio por obligación. Los medios te dicen que debes sonreír aunque tu mundo se desmorone, pero no te lo dicen por tu bien, si no por el de ellos. Cada persona lucha a diario con su sufrimiento en secreto porque saben de la indiferencia de los otros al dolor. ¿Quién desea conocer el dolor de los otros cuando el propio es insoportable? Esto es un juego de máscaras dónde expresar el dolor es el mayor acto de valentía.

¿Qué hay de los riesgos de amar y ser amado? La vida es una lucha constante, excitante y difícil pero al final del día ¿no es por haber superado las pruebas mas difíciles que sonreímos orgullosos? Sentir tristeza no tiene porque ser vergonzoso. Somos humanos y eso significa que las vicisitudes están implícitas en nuestra vida. La tristeza y el dolor nos hacen mas comprensivo con otros porque la carga se divide y se comparte. Es un error pensar que podemos superar solos cada obstáculo. Nuestra generación esta sumida en la soberbia.

 

Anuncios

2 comentarios en “La indiferencia al dolor no es de valientes, es de soberbios

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s