La Virgen de Eros


Con estrellas girando y los dioses adorando,

escuchando a Artemisa gemir entre las sábanas,

con las velas encendidas a través de cortinas rasgadas

 con alcohol e incienso a la virgen adorada.

prostituir mis labios por la suavidad de sus curvas

contar las gotas de su cuerpo profanado,

 entregando mi lengua a la virgen desnuda.

con orgasmo sentir el fuego del Hades encarnado.

Las musas claman nuestra presencia

corazones puros y el fuego de la inocencia,

se lo lleva el alcohol, el elixir y la faena,

me tienta su sangre, su fuego y su tierra,

contando los lunares, cual constelaciones y estrellas,

me recuerdan a lo heroes de la antigua Grecia,

hermosas vírgenes, entre el satín y la seda,

que hoy me regala en esta noche sin lumbreras.

Una virgen a la vez, sólo una hace falta

sus latidos de éxtasis ¡que excitante tonada!

retumban en el cuarto de las velas adornadas,

el perfume de piel cual rosa se delata,

entre sus piernas los campos elíseos guarda,

en su aliento la belleza del sexo se destaca,

¿Qué es más hermoso que la experiencia innata?

Eros en el cielo ¿o acaso en nuestra cama?

No hay ningún dios en el cielo que supere éste drama

Una música inefable que a Cupido encela

Allá en el panteón donde Psique espera

Mostrando al placer la verdadera apariencia

¡Placer encuentra el que a sus labios se entrega!

Mas puede el amor retener en la premura

y saciar la sed de la carne con ternura

pues es su piel es el agua donde encuentro la frescura

en la soledad de la noche en donde reina la pavura.

Anuncios

5 comentarios en “La Virgen de Eros

  1. Hola YJ.
    Una muy interesante recreación de un ancestral personaje de la mitología griega. Es claro: me refiero a Eros (o su equivalente romano), hijo de Afrodita y de su amante Venus.
    Me ha parecido genial la manera en que has introducido al Dios del Amor en una situación concreta, vale decir, de efectivo acto amoroso (posiblemente se hay escurrido por allí, armado con sus flechas implacables).
    Las menciones respectivas son totalmente pertinentes (Artemisa, Campos Eliseos, el Hades) y proveen de dinamismo y de verosimilitud historiográfica a tu poema.
    Muy creativo y fiel a las fuentes originales. Te felicito.
    Un abrazo grande, Aquileana 😀

    Le gusta a 1 persona

    • Sabía que te encantaría. Siempre me ha gustado estudiar el arte griego y estar al tanto de toda esa cosmogonía, tanto griega como romana e incluso escandinava.

      Vale destacar, y ésto será a manera de confesión, que lo escribí, casi en su totalidad rodeado de arte griego. Unas chicas se besaban a la sombra de una columna de arte dórica. Se besaban como no importara que estuviesen en un museo, como si no importase que varios ojos las mirasen. Lo mejor fué cuando ambas me dedicaron un mirada taciturna. Y aunque no percibí que se sintieran apenas, yo no pude voltear, además no quería. Por supuesto, traduje esa experiencia, a modo de que el lector se hiciese protagonista. Francamente, desde el principio no lo escribí para mí.

      Le gusta a 1 persona

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s