¿Para qué huir de casa?

No quiero despedirme de esta tierra con lágrimas en los ojos y mucho menos con la sensación de huida. No es mi deseo convertirme en un extrangero refugiado cuyo anfitriones consideren que perdió su patria y su fe. No deseo unirme a la tendencia de quienes se llevan consigo el desprecio, el rencor o el temor al fracaso al navegar en aguas desconocidas. De hecho, tampoco quiero que la esperanza de una mejor vida sea el único motor para encaminarme a un nuevo horizonte. El miedo y la esperanza son como los espejismos del que vaga por el desierto.

Quiero que mis decisiones se traten de vivir, no de sobrevivir siendo un exiliado apuntado por extranjeros antipáticos o poco conocedores del sentimiento de pérdida de tu hogar o el abandono forzado de este por considerarlo hostil o infructuoso. No deseo ser un huésped poco deseado al que debes tratar con una fingida amabilidad porque sabes que destinó sus últimos recursos para huir de casa.

Río Caribe – Venezuela

¡Maldito orgullo que apareces como si ya no tuviese suficiente con la pena! El orgullo es la fuente de la vergüenza y no deseo sentirme avergonzado por abandonar estas costas, estas montañas y este aire caribeño. Tampoco deseo que mi apego a un pueblo que prefirió la comodidad a la responsabilidad determine el porvenir de mi futura familia. Desgraciadamente, todos comenzamos a darle la espalda a nuestra gente, y abandonamos el barco. Con cada abandono la estamos condenando y ya le hemos puesto muchas cruces a este hermoso cementerio. 

¿Estaré siendo egoista o solo me uno a la tendencia de quienes prefieren la huida al riesgo? ¿Cuál seria el riesgo en primer lugar, vivir sintiéndose inseguro en casa propia o la seguridad de una casa extranjera? Preguntas innecesarias para quien no tiene mas opción que arriesgarse. 

Deseo romper las ataduras y devolverme la sensación de estar seguro ¿pero lograré sentir una mayor seguridad es un suelo que en principio me considera ajeno? Miraré de nuevo el mapa y apreciaré las vastas ciudades confiando en que no huiré de casa, al contrario, llevaré lo mejor de ella para que cada rincón del mundo que me reciba con amabilidad sepa de antemano que no pertenezco solo a una patria, sino que mi sentido de la aventura me lleva a conocer pueblos nuevos sin miedo a perder la identidad y aprender lo mejor de ellos para que la bandera que vea ondear en el cielo, en cualquier parte del mundo, sea la de mi hogar; soy pues, un ciudadano del mundo. 

Anuncios

La divina providencia de la ignorancia

En el mundo abunda las profecías sobre el fin del mundo. Ante cada acontecimiento no falta quien nos recuerde las centurias del famoso Nostradamus o cite algún versículo de Las Revelaciones. ¿Todo esto para qué? ¿Con qué finalidad parafraseamos antiguas profecías que en principio no pudimos prevenir? ¿Qué sentido tiene saber algo que no puedes cambiar?

Vivimos tiempos llenos de calamidades. Lo vemos en la televisión, lo escuchamos en la radio y hasta el vagabundo que cruza la calle parece entenderlo. Nos enfrentamos a un cambio global. La naturaleza espera reclamar lo suyo y nuestro sentido del apego hace que sea mas dificil para nosotros entender que no tenemos nada en este mundo que no pueda ser reclamado. Por lo tanto, muchas de estas catastrofes son consecuencia de actos humanos. Pero el humano es parte de la naturaleza ¿no es así?

Conviene, pues, que seamos doctos en  alguna ignorancia por encima de nuestro conocimiento, para que, ya que no captemos la exactitud de la verdad, al menos vayamos hacia ella y veamos lo que no podemos comprender..

Nicolás De Cusa

No necesito tener poderes proféticos para entender, para saber que el mundo actual está derrumbándose. Lo que si se necesita es una leve mirada al pasado para saber que no es la primera vez y que no será la última. Todos parecen llamar el fin de los tiempos, creyendo fielmente que todo estaba escrito así y que no había nada que pudiésemos hacer.

Para aquellos que son seguidores de los profetas mayores y menores, incluso aquellos que buscan en la adivinación respuestas concretas ¡ya basta! Dejen de creer en las  profecias de ancianos que llevan centenas de años hecho polvo y  no escuchen a los prestidigitadores que buscan ganar dinero a costilla de malos augurios. La realidad es determinada por la luz, y la luz cambia su comportamiento según sea observada.

La verdad es que nadie nunca ha creído en la divina providencia más que en su propia ignorancia puesto que aunque las calamidades de nuestro mundo hayan sido  elucubraciones de ancianos barbudos de antaño, aún seguimos contaminando el mundo, provocando guerras, seguimos siendo mezquinos con nuestros vecinos y pensando en el bien personal por encima del bien colectivo. 

La indiferencia al dolor no es de valientes, es de soberbios

Había pasado mucho tiempo desde mi última publicación, como si hubiese sido raptado por una sociedad que solo espera exprimir toda tu cordura. El problema conmigo es que se la he dado toda, y he dejado para mi solo el sentimiento de una estabilidad mental fingida, tal vez por presión social o porque me gusta jugar a ser un ciudadano modelo que paga sus facturas y presume con sus amigos los bienes adquiridos.

Me niego a aceptar una sociedad artificial, levantada sobre cimientos erosionados por la obsolescencia. En una labor constante por mantener el romance que esta generación ya considera anticuado o poco práctico, como si el verdadero sentir estuviera determinado por una pantalla digital que embriaga los sentidos y acondiciona la mente; su objetivo es  atraparla y llevarla lejos del mundo real que se cae a pedazos, mientras todos fingimos una felicidad ante una cámara.

¿Sabes? Debes convencer al resto del mundo que eres feliz. A la gente no les gustan los infelices porque la infelicidad es dolorosa y nadie quiere dolor. Cada persona sufre en silencio por obligación. Los medios te dicen que debes sonreír aunque tu mundo se desmorone, pero no te lo dicen por tu bien, si no por el de ellos. Cada persona lucha a diario con su sufrimiento en secreto porque saben de la indiferencia de los otros al dolor. ¿Quién desea conocer el dolor de los otros cuando el propio es insoportable? Esto es un juego de máscaras dónde expresar el dolor es el mayor acto de valentía.

¿Qué hay de los riesgos de amar y ser amado? La vida es una lucha constante, excitante y difícil pero al final del día ¿no es por haber superado las pruebas mas difíciles que sonreímos orgullosos? Sentir tristeza no tiene porque ser vergonzoso. Somos humanos y eso significa que las vicisitudes están implícitas en nuestra vida. La tristeza y el dolor nos hacen mas comprensivo con otros porque la carga se divide y se comparte. Es un error pensar que podemos superar solos cada obstáculo. Nuestra generación esta sumida en la soberbia.

 

Transgénero

sexualidad, transgénero, mujer, hombre

El primer paso para superar la discriminación es no hacer distinción de ningún género. Cuando clasificamos u otorgamos etiquetas a un grupo de personas en función de sus características físicas, lo hacemos para establecer las diferencias. Comenzamos a decir: «eres gordo(a)», «eres negro(a)», «eres mujer o eres hombre» e incluso cuando decimos que alguien es transgénero. Esto también acarrea perjuicios por la atención a esas cualidades donde el rechazo y  la intolerancia pueden ocasionar un trato injusto, desigual, e incluso cruel porque consideramos que sus características difieren de lo que consideramos es aceptable  o tradicional.
Sigue leyendo

6 efectos adversos del uso de la tecnología.

Efectos del uso de internet sobre el cerebro

En un mundo que cambia vertiginosamente, la tecnología es una herramienta tan indispensable que es casi imposible imaginar cómo sería nuestra vida sin ella. Desde la invención de la escritura, el hombre no había presenciado un cambio tan radical en su evolución como especie. Pero este progreso tecnológico, que está encaminado en modificar nuestra vida, bien sea que lo queramos o no, tiene implicaciones que a simple vista parecen ser, además de inofensivas, positivas para nuestro desarrollo, pero que su uso desmedido esconde efectos nocivos que pueden perjudicarnos a largo plazo.

Sigue leyendo

Cómo afrontar la crisis con inteligencia

Enseñanzas zen y de yoga

«Cualquiera lo suficientemente inteligente, sabe que no quiere miseria en su vida. Busca muchas maneras de evitarla porque sabe que en cualquier momento, la miseria lo reclamará.»  Una persona inteligente sabe que la miseria está allí y que de alguna u otra forma intentará imponerse en su vida. Nadie quiere miseria ¿Por qué habría alguien de quererla? pero una persona debe ser inteligente para preguntarse: ¿Por qué la miseria se impone en mi vida? (1) Sigue leyendo

The ‘Warcraft’ is Comming

Una batalla se está forjando entre las entrañas de los bosques, y alcanzará a todo habitante, enfrentándolos en una guerra sin precedentes en esta película que no deja indiferente a los fieles seguidores y a los novatos.

sensacine.com

Captura de Pantalla Trailer Warcraft

Warcraft: El Origen

Desde el primer momento que jugué Warcraft III: Reign of Chaos supe que debía haber una película. Disfrutaba más los cortos de video entre campañas que el mismo juego. Bueno, quizá esté exagerando porque jugué Warcraft durante casi cinco años hasta que —según yo—maduré. En el juego, la guerra es la única forma de vivir. Orcos, Elfos Nocturnos, muertos vivientes y humanos, luchaban por la tierra y los recursos para sobrevivir. Cualquiera podría pensar que era como cualquier otro joven con afición por los videojuegos, pero yo nunca tuve computadora o una consola para jugar, hasta que me la compré yo mismo (junto a mi hermano) cuando ya teníamos trabajo e ingresos propios, es decir, ya mayores.

Warcraft fué uno de los pocos juegos que tuve la oportunidad de disfrutar en aquellos centros a los que llamábamos Cyber (lugares para alquilar ordenadores con acceso a internety lo digo con cierta nostalgia ya que, en aquellos tiempos, nos reuníamos un gran grupo de nerd, alquilabamos una computadoras, bebíamos refrescos y jugábamos durante horas con verdaderas estrategias orquestadas para ganar el juego definitivo del día. Todo era una verdadera reunión tan solo para vernos combatir los unos contra los otros. En aquellas apuestas incluso podíamos tener trofeos otorgados por el centro de internet cuando abrían los concursos destinados a los mejores jugadores. Eran buenos tiempos.

Claro que todo eso fué desapareciendo cuando llegaron consolas de videojuegos más avanzadas que los mismos ordenadores o cuando cada jugador, pudo comprarse su propio computador para jugar desde casa, y así, los momentos de gloria se redujeron a las redes sociales y chat a través de internet en las cuales no necesariamente tenías que ser amigo de aquel que te apoyaba en la campaña. Sería el fin de la socialización y de la celebración después de cada juego en la casa de cualquiera de los amigos.

Poster de Anduin Lothar de la película Warcraft: EL origen

Anduin Lothar, miembro de La Alianza en su armadura Stormwind.

Ahora, ha llegado una noticia que seguramente a millones de personas les ha encantado, sobre todo a aquellas que siguieron jugando Dota o World of Warcraft ( Este último no lo jugué por la sencilla razón de que ya había dejado a un lado, el fanatismo) pero eso no significa que mi sorpresa o mi fascinación por la llegada de la ‘buena nueva’ me haya hecho recordar los buenos tiempos y el por qué pasaba largas horas gritando, riendo, conversando y hasta discutiendo con la adrenalina de por medio, mientras jugaba Warcraft en compañía de muchas personas.

La Orda de Warcraft

Durotar, miembro de “La Orda” de los orcos.

La sinopsis oficial de la película dirigida por Duncan Jones titulada “Warcraft:El origen” que se estrenará en Junio de 2016 y que ya se ha convertido en todo un fenómeno es la siguiente:

El pacífico reino de Azeroth está a punto de entrar en guerra para enfrentarse a unos terribles invasores: orcos guerreros que han dejado su destruido reino para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrenta a la destrucción, y el otro, a la extinción. Dos héroes, uno en cada bando, están a punto de chocar en un enfrentamiento que cambiará el destino de su familia, su pueblo y su hogar… Así arranca una espectacular saga de poder y sacrificio donde se descubren las numerosas caras de la guerra y en la que cada cual lucha por lo suyo.

Sin más preámbulos, les dejaré los adelantos de la adaptación al cine de Warcraft que está inspirado en “The Word of Warcraft” un modo de juego con un mundo abierto donde podíamos explorar todos los escenarios y organizar campañas personalizadas o reunirnos para dar una fiesta.

Seguramente esta película nos reunirá de nuevo ante una pantalla cien veces más grande con cantidades exorbitantes de adrenalina cuando veamos por fin, a los personajes cobrar vida en un enfrentamiento épico.

Referencias: 

http://www.sensacine.com

http://www.warcraftlapelicula.com

Humanos por convicción, bestias por elección.

El coraje puede ser un poderoso aliado. Si se usa debidamente, puede brindar el valor y la fuerza suficiente para lograr el objetivo deseado. Pero por otro lado, si no se sabe controlar, puede causar grandes desgracias, desencadenando la ira y la violencia. Esta última causa tantos estragos como un virus, contaminando el pensamiento y la conducta humana.

Como seres dominante del mundo, los humanos definimos el destino del planeta. La naturaleza humana es en sí misma, una extensión del orden natural establecido a lo largo de millones de años. Las teorías filosoficas más prominentes establecen al ser humano como centro del universo. Incluso la religión cristiana lo describe como la “imagen y semejanza de Dios”.

La creación de Adán (Creazione di Adamo) por Miguel Ángel, 1511 Capilla Sixtina, Roma. Ciudad del Vaticano

La creación de Adán (Creazione di Adamo) por Miguel Ángel, 1511
Capilla Sixtina, Roma. Ciudad del Vaticano

Los seres humanos podemos ser violentos por naturaleza, pues estamos formados por instintos animales. Pero desde un punto de vista religioso podemos encontrar en la tesis “Discurso sobre la Dignidad del hombre” de Giovanni Pico della Mirandola, pensador nacido en la Italia renacentista, una referencia al Génesis bíblico que establece que el humano no tiene naturaleza.

La naturaleza de las demás criaturas la he dado de acuerdo a mi deseo. Pero tú no tendrás límites. Tú definirás tus propias limitaciones de acuerdo con tu libre albedrío. Te colocaré en el centro del universo, de manera que te sea más fácil dominar tus alrededores. No te he hecho mortal, ni inmortal; ni de la tierra, ni del cielo. De tal manera, que podrás transformarte a ti mismo en lo que desees. Podrás descender a la forma más baja de existencia como si fueras una bestia o podrás, en cambio, renacer más allá del juicio de tu propia alma, entre los más altos espíritus, aquellos que son divinos.

Quizá la naturaleza del humano sea no tener naturaleza ¿O es acaso, la de determinar su propio camino?  No es la primera vez que me encuentro con esta dicotomía humana. En ciertas ocasiones he mencionado la predilección del hombre por la justicia y la generosidad y he tenido que admitir el insano juicio de este, en caer en la perversidad y la ira. Todo esto se reduce a simple elección. Es perturbador pensar que el ser humano es vil y pérfido por preferencia ¿No es acaso, el libre albedrío un regalo divino?

Sabemos que el razonamiento es lo que nos diferencia de las bestias porque se nos dio el «dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra» (Gen. 1:26). ¿Por qué entonces, nuestra conducta es menos noble que los animales que presumimos inferiores?

En palabras del escritor Hemingay, «no hay nada noble en ser superior a los demás. La verdadera nobleza consiste en ser superior a tu antiguo yo». Supongo que lo tomó en consideración antes de suicidarse. Pero la realidad es que si somos superiores a todas las criaturas, también lo son nuestros errores. En la guerra por ejemplo, y parafraseando a Gabriel García Márquez, justificamos las atrocidades del enemigo para cometer impunemente las propias.

Soldado

Soldado

Podemos ser ángeles y demonios, ascender en nuestra existencia y construir un mundo armonioso, y como ‹seres animados maravillosos› (Pico della Mirandola. 1463-1494) somos un milagro en la creación divina. Sin ánimos de caer en dogmatismos me urge establecer necesidad del hombre por conocer la verdad a través de distintos caminos, entre los cuales la religión, aun cuando esté llena de ambigüedades, parece ser el más exitoso.

Al decidir que camino debemos tomar, bien sea por una filosofía religiosa o por un pensamiento ético y moral como justas bases para una sana convivencia y pleno desarrollo de un ser racional para luego ser llamados “personas” comenzamos a generar un verdadero cambio en la sociedad y en nosotros mismos. El concepto de persona, como se puede leer en la página definicion.de, es un «ser con poder de raciocinio que posee conciencia sobre sí mismo y que cuenta con su propia identidad». Por lo tanto, esta no responde al mismo sentido de ‘humano’ que responde a términos únicamente genéticos, sino que es una extensión de la existencia de este por medio de la experiencia en el entorno.

man-670832_1280

En tal sentido, decimos que hay buenas personas y malas personas y aunque la influencia del entorno es vital para el desarrollo, al final lo que cuenta es la elección. Podemos crear un sociedad en la cual el amor, sea considerado fundamental en la «naturaleza humana ideal». De lo contrario, nuestra serpiente interna descenderá hasta revelar nuestra bestia interior, desatando miseria y dolor en cada rincón. No tenemos que creer en las palabras bíblicas, ni en la idea de cielo o en un infierno, pero basta con observar el mundo que hemos construido para entender nuestro ámbito de poder.

Hay que establecer los límites entre lo que podemos hacer y lo que debemos hacer. Todos en algún momento hemos saboreado la ira, nos hemos sentido furiosos y hemos estallado con violencia. Unos más que otros, lo que crea una diferencia entre alguien irritado y alguien cuyos límites están más allá de la crueldad. Pero cuando reconocemos que nuestro raciocinio es lo que verdaderamente nos hace personas, comprendemos que no podemos dejarnos llevar por el deseo y pensar que todo es posible porque tenemos el derecho y la libertad plena de hacer con nuestro mundo lo que queramos. Enrique Moros, en su ensayo sobre La Naturaleza Humana expone:

La calidad de un hombre bien puede medirse en cierto modo por aquello que le resulta vedado, por aquello que considera sagrado, por las convicciones a las que no está dispuesto a renunciar ni siquiera a relativizar. Pienso que nadie puede vivir tranquilamente al lado de alguien que todo lo cree posible e incluso cree posible hacer todo, porque si todo es posible entonces todos estamos en peligro, incluso él mismo.

Es indiscutible, que los humanos somos seres sociales y que toda nuestra conducta no obedece únicamente a una carga genética ancestral sino que también influye la experiencia en un entorno social. La violencia es consecuencia de una experiencia traumática, donde el sujeto está expuesto a actos de violencia es los primeros años de vida, pero ¿No es esta la forma en que justificamos la violencia con la violencia?

logo, YjRivas, Blog, WordPress

Referencias

Della Miradola, Pico. Discurso sobre la Dignidad del Hombre. Ensayos para pensar. Recuperado el 15 de octubre de 2015 de: editorialpi.net

Moros, Enrique. (2009). La Naturaleza Humana. Contribución crítica a la argumentación a favor del aborto y la experimentación con embriones. Thémata. Revista de Filosofía. En linea] Número 41. 2009. Recuperado el 15 de octubre de 2015 de: institucional.us.es

Definición.de. Persona. Recuperado el 15 de octubre de 2015 de: definicion.de

Imágenes extraídas de :

www.pixabay.com

Hagamos una pausa para probar este cóctel cortesía de la casa.

Está por finalizar otro semestre y hemos llegado a la parte favorita de mis estudiantes. No es solo porque sea una de las pocas ocasiones en las que se les permite llevar bebidas alcohólicas sino que también transformamos el salón de clases en un ‘laboratorio de coctelería’ donde aprenden sobre el servicio de restaurante y bar el cual corresponde al pensum de estudio de los futuros Administradores de Empresas Turísticas de Venezuela.

Mi vida no es solo horror y mundos distópicos, también se trata de enseñar los secretos del servicio gastronómico (bromatología, coctelería, enología, control de costos) en conjunto con las teorías filosóficas y científicas del fenómeno turístico. Pocos en la universidad conocen mi pasatiempo como escritor de ciencia ficción y podría apostar a que muchos ni se lo imaginan. En todo caso, la imagen de un profesor es muy importante pero es vital que sus estudiantes aprendan de forma sencilla y completa.

Curazao Azul

Blue Caracas

Este cóctel no es de mi autoría, fue formulado por mis estudiantes en su práctica usando las técnicas aprendidas en clase.

Ingredientes:

  • 2 oz deTequila Blanco
  • 2 oz de Curaçao Azul
  • 2 oz de Licor de Coco
  • 1 gr de Azúcar
  • 1/2 oz de jugo de Limón
  • Hielo

Preparación:

Ponga a enfríar la Copa tipo Martini boca a bajo en una cava con hielo. Mientras tanto en una coctelera (americana o europea), vierta los ingredientes y luego agregue el hielo. Agite vigorosamente por 3 segundos aproximadamente y vierta con cuidado la bebida en la copa. Decore con una rodaja o una espiral hecha con la piel de limón y una cereza sujetas por un palillo.

Preparación del cóctel Curazao Azul

Preparación del cóctel Blue Caracas

Incluso para mi es extraño y contradictorio los tres mundos en los que vivo. Uno de ellos es detrás de un ordenador escribiendo historias de ficción, el otro es la gestión de la calidad en un restaurante y como eso no es suficiente, también me dedico a enseñar en la universidad la «Gestión de Alimentos y Bebidas» así como también el diseño de rutas y circuitos turísticos y Formulación y Evaluación de Proyectos Turísticos.

De hecho soy de los que se fastidia de tener que ver siempre blogs con fotos de comida pero me resulta una forma muy placentera de despejar la mente.

logotipo

‘M1: The Crab Nebula from Hubble’ image

http://antwrp.gsfc.nasa.gov/apod/ap150816.html via #NASA_APP

M1: The Crab Nebula from Hubble Image Credit: NASA, ESA, J. Hester, A. Loll (ASU)

M1: The Crab Nebula from Hubble
Image Credit: NASA, ESA, J. Hester, A. Loll (ASU)

La Nebulosa del Cangrejo es el resultado de la explosión de una estrella que pudo verse desde la tierra en el año 1050 de nuestra era.

Image Credit: NASA, ESA, J. Hester, A. Loll (ASU)