Transistasis

Lo que piensas es real, lo que ves es una ilusión

Los seres humanos vivimos en un mundo de variables matemáticas y todo lo que nos rodea se basa en números. Cuantificamos todo a través de los sentidos y son los sentidos y el deseo quienes dominan nuestras decisiones, convirtiéndonos en quienes somos. En la vida, toda criatura disfruta de cada color, sonido, aroma y las caricias nos hacen sentir amados y protegidos. Somos esclavos de los sentidos y ellos determinan nuestra realidad.

En cada nuevo amanecer intentamos preguntarnos: «¿Por qué estamos aquí?» Y observamos las estrellas en búsqueda de respuestas. Entonces la vida se convierte en nuestro mayor misterio y cada respuesta encontrada genera nuevas interrogantes. Nosotros observamos la vida a través de los sentidos y es cuando comprendemos que la vida, es la suma de nuestros sentidos, es el eco de la realidad impuesta en nuestras mentes para hallar sentido a una ecuación cósmica.

sunbeam-76825_1280

Pero es en la muerte cuando todo el misterio se desvanece. Al morir, los secretos de la vida son revelados y la cortina del mundo se abre. Entonces entiendes el propósito, entonces comienzas a ver el sentido de la vida y resuelves la ecuación… pero ya no hay mas que sonidos y colores, porque todo lo demás se ha ido.

La primera vez que morí, no lo hice intencionalmente. No fue mi decisión poner aquel revolver frente a mi. Yo solo era un peatón que no debió pasar por esa calle, ni estar allí ese día ni a esa hora. El mundo se detuvo ante mis ojos, el dolor era intenso y con solo una pregunta quise encontrarle sentido a todo: «¿Por qué?» y cuando el dolor se detuvo, supe entonces que mi camino había terminado pero no entendía que lo que realmente había sucedido ese sábado 19 de Junio de 1999, era un camino nuevo.

El mundo se tornó con colores que nunca había visto, podía observar los altos árboles pero no podía oler el aroma de las flores. No había personas allí, solo lejanas figuras que iban en varias direcciones. El mundo parecía más gris pero los colores vibraban con una frecuencia diferente bajo el manto de la niebla. En el viento muchas voces susurraban al unisono; había risas, acusaciones, invitaciones y felicitaciones. Parecía que conversaban entre sí y había cierto zumbido en el aire.

Yo podía observar los sinuosos caminos pavimentados y la niebla jugaba a las escondidas entre los árboles. Intentaba comunicarme pero no sentía mis labios ni mi lengua y no sabía si caminaba porque no podía sentir el camino, podía ver todo y sentir todo pero al mismo tiempo no podía tocar nada.

trees-336682_1280

 En cuestión de segundos todo se sumió en completo silencio. Las hojas dejaron de moverse, las voces dejaron de hablar y la neblina se tornó más rosa. Sentía que estaba en un sueño pero era el sueño de alguien más; yo mismo era un sueño. Descubrí que nosotros creamos el mundo a nuestro alrededor con nuestra mente, pero nuestro cuerpo define como percibimos lo que nosotros mismos creamos porque existe en el cosmos muchas variables que no podemos entender, como si nos hiciese falta un dato valioso y que quizá ese dato sea el deseo de ser y sentir… el deseo de existir.

Cuando pude volver al mundo que percibimos, descubrí el sinsabor en el que vivimos comúnmente. Los colores y sonidos disponibles en el mundo y las interacciones pasan por encima de nuestras cabezas por estar atados a los deseos propios. Desear ver es una cosa, pero ‘ver’ es sentir e interactuar con el entorno soñado; la belleza se crea con el pensamiento y se percibe con los sentidos, el deseo de belleza nos aleja de la belleza soñada. Cada mente es libre de crear y percibir su belleza y pueden crear un paraíso o un infierno.

Fantasy

¡Amigos, familiares, amores! todos se unieron para darme la bienvenida de nuevo al mundo porque había renacido. Mi llegada de un viaje breve a la muerte había sido eterna para mi pero para ellos solo eran un par de minutos, un fragmento de tiempo y solo una escena de un sueño todavía en proceso.

Por un instante desee volver a estar ‘muerto’, desee que todos muriesen conmigo porque podríamos viajar por mundos inimaginables y nos alejaríamos de los deseos para regresar un sueño diferente. Vivimos en un gran sueño, la vida es un sueño, una ilusión provocada por el deseo y los sentidos…la muerte igual.

Comprendí que la vida vibra esplendorosa en todas las dimensiones del Todo. Entonces la niebla desapareció, el mundo se reveló ante mi y sentí gozo. No sientan miedo por mi, no sientan tristeza porque la muerte y la vida son dos variables a ambos lados de una ecuación. Fui declarado muerto oficialmente a las 6:19 de la tarde cuando apenas tenía 19 años pero fue entonces cuando el misterio se resolvió: La transistasis es el cambio de la vida y la muerte, el flujo constante de la mente cósmica y la ecuación del Todo. Soñamos con lo que deseamos y lo que deseamos es nuestro sueño, nuestra realidad es el sueño del Todo.

YJRivas

Anuncios

Y todo comenzó.

Un poco más sobre mi
Camino a Galipan by YJRivas 2012

Camino a Galipan by YJRivas 2012

Yo soy profesor de turismo y me especializo en la gestión de alimentos y bebidas y organización de eventos especiales. Mi profesión contrasta significativamente con mi afición por escribir cuentos de horror, de ciencia ficción, erotismo y fantasía. Por un lado, tengo que ser sociable, viajar, sonreír y explicar con números la fenomenología turística y enseñar las técnicas de gestión en empresas turísticas.No me vayan a malinterpretar, no lo hago por obligación. Me siento orgulloso de mi profesión. Pero para ser escritor, debo aislarme para lograr la tranquilidad y poder concentrarme en escribir un historia.

Cualquier escritor sabe que necesita estar lejos de los ojos curiosos, no importa sobre que o sobre quien escriba. La soledad es necesaria para poner en orden las ideas y dejar que los dedos se encarguen de plasmarlas.  Aunque nadie sabe cómo se generan, si entendemos que disponemos de solo unos segundos atraparlas y no dejar que las musas se lleven la inspiración a otra parte.

No tengo la necesidad de escribir horror o ciencia ficción y no lo hago todo el tiempo. Aunque me gustaron siempre las historias de horror,a  veces escribo sobre mis experiencias y forma de ver la vida. Como cualquier persona, me aíslo del entorno para meditar sobre lo que debo hacer y las decisiones que debo tomar. En unas de esas meditaciones, decidí que ocuparía parte de mi tiempo en escribir.

30-08-10_1044

Trabajando

2015-02-22 12.10.02

Lago by Y. J. Rivas

Comencé a escribir de manera recurrente para mi mismo cuando comencé a viajar, de allí que mi carrera tenga mucho que ver con mi amor por la escritura. Tenía el deseo y la necesidad de dejar un pequeño diario de mis viajes, algo que recomiendo a cualquier viajero y sobre todo a los estudiantes de turismo. He pensado que debería tomar un tiempo para escribir en este blog sobre mis viajes.

1c9376f42b55d384ad09b4f351a049cb 1 IMG_0865

Cuando me enamoré por primera vez, dediqué mis letras a la mujer más hermosa que conocí y fué cuando compartí mi mundo con alguien más. Entonces supe que podía compartir historias con otras personas, tal vez no de manera oral pero si de manera escrita. Decidí convertirme en escritor.

img096

En el Páramo. Pico Espejo, Edo. Mérida

El Horror Cósmico de H. P. Lovecraft

   Howard Philips Lovecraft, es hasta ahora, el mejor escritor de la “Ficción Extraña” o Weird Fiction cuyo legado lo ha establecido como un autor de culto. Éste escritor estadounidense, nació tal día como hoy , el 20 de agosto de 1890 en Providence (Rhode Island) comenzó a recitar poesía a los 2 años de edad y comenzó a escribir a los seis. La prosa de Lovecraft fue influenciada por Lord Dunsany, William H. Hodgson, Arthur Machen y Edgar Allan Poe y lo convirtió en un gran innovador del cuento de horror gracias a su singular tratamiento de la narrativa y la atmósfera de sus historias, que sentó las bases para el género de la ciencia-ficción.

Con 16 años escribía una columna de astronomía para el Providence Tribune y desde el año 1908 hasta 1923 estuvo ganando algo de dinero escribiendo ocasionalmente relatos para revistas de poca tirada, como Weird Tales. Diez años más adelante, su obra empezó a interesar a mucha gente. Irónicamente, y como en muchos casos, fué un escritor marginado, que vivía en la pobreza . La publicación de sus escritos a penas le alcanzaba para mantenerse.

Los relatos del joven Lovecraft tratan sobre espíritus malignos, posesiones psíquicas y mundos oníricos donde el tiempo y el espacio se alteran irremediablemente, como en sus Mitos de Cthulhu, un trabajo colectivo que fue creciendo con las aportaciones del llamado Círculo de Lovecraft, un grupo de escritores formado por el propio Lovecraft, Clark Ashton Smith, Robert E. Howard, Robert Bloch, August Derleth, Frank Belknap, Long Henry Kuttner, E. Hoffman Price y otros. También fueron incluidas aportaciones provenientes de escritores anteriores como Ambrose Bierce, Algernon Blackwood, o Robert W. Chambers y de algunas mitologías como la árabe, la polinesia o la sumeria.

   La obra de H. P. Lovecraft se considera un clásico del horror cósmico, una corriente que mezcla la temática tradicional del terror sobrenatural (satanismo, fantasmas) con elementos de ciencia ficción (razas alienígenas, viajes en el tiempo, existencia de otras dimensiones). Su mejor legado ha sido toda su cosmogonía, desde criaturas marina como Dagon hasta el dios de las profundidades conocido como Chuthulu, una de las mayores deidades de los mitos de Lovecraft . Chuthulu se describe, precisamente en el relato de «La llamada de Cthulhu» como una «enorme criatura comparable a una montaña» desplazándose (mide unos 10 kilómetros de altura), con cabeza de pulpo o calamar, y abotargado cuerpo de dragón, con sus respectivas alas rudimentarias.

     El dios Cthulhu tiene la capacidad de alterar su forma, aunque siempre es básicamente la misma. Su cuerpo escamoso está compuesto por una sustancia distinta a las que se encuentran en nuestro planeta, una especie de masa gelatinosa que lo hace prácticamente indestructible. De hecho, los creadores de la saga de “Piratas del Caribe” se inspiraron en las características de éste dios mitológico para crear al Capitán David Jones,  un pirata legendario, conocida por la leyenda escandinava del “Cofre de Davy Jones”, el cual se encuentra en el fondo del mar, donde se encuentran los marineros perdidos.

     “Serás enviado al cofre de Davy Jones” es un eufemismo para la muerte en el mar, mientras que Davy Jones es un apodo que deben representar al demonio del mar.

El Necronomicón

     Otra de sus obras y que causó mucho controversia en sus tiempos, la cuial es imposible pasar por alto, fué El Libro de los Nombres Muertos o Necronomicón. Según H.P. Lovecraft, el Necronomicón es un libro de saberes arcanos y magia ritual cuya lectura provoca la locura y la muerte. Pueden hallarse en él fórmulas olvidadas que permiten contactar con unas entidades sobrenaturales de un inmenso poder, los Antiguos, y despertarlas de su letargo para que se apoderen del mundo, que ya una vez fue suyo.

     Todo comenzó cuando Lovecraft envió a sus amigos escritores una obra privada llamada Historia del Necronomicón. Ésta obra, que no tenia intención de publicarse, salió a la luz año despues de su muerte en 1938, cuando se editarion ochenta ejemplares a modo de panfleto de homenaje por parte de la Rebel Press.

libro_necronomicon

       El señalaba que el nombre original del libro era el Al-Asif, escrita por el poeta loco de Sanaa ,Abdul Alhazred cuando se encontraba en el desierto Dahna, al sur de Arabia, uno de los lugares más desolados e inhóspitos del mundo y que, según la tradición, está habitado por espíritus malignos y monstruos mortales. Lo cierto es que, desde 1927 y hasta el momento actual, han sido muchos los seguidores interesados por hacerse con un ejemplar de éste libro maldito, el cual puede fácilmente ser descargado desde la internet y muchos lo han considerado como un libro mágico “real” con poderes para invocar demonios, pero éste libro no es más que una broma intelectual del escritor norteamericano.

      Lovecraft murió de cáncer intestinal en el hospital Jane Brown Memorial, de Providence el 15 de marzo de 1937 en la pobreza y el anonimato. Fue enterrado tres días después en el panteón de su abuelo Phillips en el cementerio de Swan Point. Pero la fama de H. P. Lovecraft creció sobre todo después de su muerte, cuando su obra, aparecida inicialmente en revistas especializadas, fue publicada en volumen, entre los que figuran El extraño y otros cuentos (1939) y El cazador en la oscuridad y otros cuentos (1951). Sus mejores novelas cortas son El caso de Charles Dexter Ward (1928), En las montañas de la locura(1931) y La sombra sobre Insmouth (1936).

   En su narrativa se funden elementos heterogéneos: el influjo de Edgar Allan Poe, reconocible en ciertas atmósferas y recursos técnicos de sus cuentos juveniles, pero también en las novelas de madurez como En las montañas de la locura (1931); los lazos con la tradición y el paisaje de la Nueva Inglaterra, oníricamente transformado en espacio fantástico; o los arranques de ciencia-ficción, que son desarrollados en cuentos como El color que cayó del espacio

Obras de H.P. Lovecraft

A través de las puertas de la llave de plata (con E. Hoffmann Price, 1933)
Aire frío (1926)
Arthur Jermyn (1920)
Astrophobos
Autobiografía
Azathoth (1922)
Celephaïs (1920)
Cenizas (con C. M. Eddy, Jr.,1923)
Cosmos en colapso (con R. H. Barlow,1935)
Dagón (1917)
Del más allá (1920)
Dos botellas negras (con Wilfred Blanch Talman, 1926)
Él (1925)
El alquimista (1908)
El árbol (1920)
El árbol en la colina (con Duane W. Rimel, 1934)
El buque misterioso (1902)
El caos reptante (con Winifred V. Jackson, 1920)
El caso de Charles Dexter Ward (1927)
El ceremonial (1923)
El clérigo malvado (1933)
El color que cayó del cielo (1927)
El desafío del más allá (con C. L. Moore; A. Merritt; Robert E. Howard y Frank Belknap Long, 1935)
El descendiente (1925)
El devorador de fantasmas (con C. M. Eddy, Jr., 1923)
El diario de Alonzo Typer (con William Lumley, 1935)
El extraño (1921)
El grabado en la casa (1920)
El hombre de piedra (con Hazel Heald, 1932)
El horror de Dunwich (1928)
El horror en la Playa Martin (con Sonia H. Greene, 1922)
El horror de Red Hook (1925)
El horror en el cementerio (con Hazel Heald, 1933)
El horror en el museo (con Hazel Heald, 1932)
El horror oculto (1922)
El horror sobrenatural en la literatura
El lazo de Medusa (con Zealia Bishop, 1930)
El Libro (1933)
El Libro Negro De Alsophocus (con Martín S. Warnes)
El misterio del cementerio (1898)
El modelo Pickman (1926)
El morador de las tinieblas o El que acecha en la oscuridad (1935)
El pantano de la luna (1921)
El pescador del Cabo del Halcón (con August Derleth)
El sabueso (1922)
El superviviente (con August Derleth)
El que susurra en la oscuridad o El susurrador de la oscuridad (1930)
El templo (1920)
El túmulo (con Zealia Bishop, 1930)
El verdugo eléctrico (con Adolphe de Castro, 1929)
El viejo Bugs (1919)
El viejo terrible (1920)
En la cripta (1925)
En la noche de los tiempos, La Sombra Fuera del Tiempo o El abismo en el tiempo (1934)
En las montañas de la locura (1931)
En los muros de Eryx (con Kenneth Sterling, 1936)
Encerrado con los faraones (con Harry Houdini, 1924)
Ex Oblivione (1921)
Hasta en los mares (con R. H. Barlow, 1935)
Herbert West: Reanimador (1922)
De la oscuridad
El demonio de la peste
Seis disparos a la luz de la luna
El grito del muerto
El horror de las sombras
Las legiones de la tumba
El intruso (1921)
Hipnos (1922)
Historia del Necronomicón (1927)
Hongos de Yuggoth Poemas de horror cósmico
Hongos de Yuggoth Poemas de la naturaleza
Hongos de Yuggoth Poemas metafísicos
Hongos de Yuggoth Poemas oníricos
Ibid (1928)
La antigua raza (1927)
La batalla que dio fin al siglo (con R. H. Barlow, 1934)
La bestia en la cueva (1905)
La botellita de cristal (1897)
La búsqueda de Iranon (1921)
La búsqueda en sueños de la ignota Kadath (1927)
La casa evitada (1924)
La casa maldita
La calle (1920)
La ciénaga-luna
La ciudad sin nombre (1921)
La cosa en el umbral (1933)
La cueva secreta (1897)
La declaración de Randolph Carter (1919)
La dulce Ermengarde (1917)
La exhumación (con Duane W. Rimel, 1935)
La extraña casa elevada entre la niebla (1926)
La habitación cerrada (con August Derleth)
La Hermandad Negra (con August Derleth)
La Hoya de las Brujas (con August Derleth)
La lámpara de Alhazred (con August Derleth)
La llamada de Cthulhu (1926) Disponible aquí para leer en linea
La llave de plata (1926)
La maldición de Yig (con Zealia Bishop, 1928)
La maldición que cayó sobre Sarnath (1919)
La muerte alada (con Hazel Heald, 1933)
La música de Erich Zann (1921)
La nave blanca (1919)
La noche del óceano (con R. H. Barlow, 1936)
La poesía y los dioses (con Anna Helen Crofts, 1920)
La pradera verde (con Winifred V. Jackson, 1918)
La sombra fuera del espacio (con August Derleth)
La sombra sobre Innsmouth (1931)
La trampa (con Henry S. Whitehead, 1931)
La tumba (1917)
La transición de Juan Romero (1919)
La última prueba (con Adolphe de Castro, 1927)
La ventana en la buhardilla (con August Derleth)
Las ratas en las paredes (1923)
Lo innombrable (1923)
Lo que trae la luna (1922)
Los amados muertos (con C. M. Eddy, Jr., 1923)
Los gatos de Ulthar (1920)
Los otros dioses (1921)
Los sueños en la casa de la bruja (1932)
Más allá de los eones (con Hazel Heald, 1933)
Más allá del muro del sueño (1919)
Memoria (1919)
Nyarlathotep (1920)
Polaris (1918)
Reliquia de un mundo olvidado (con Hazel Heald)
Robert Ervin Howard: Un recuerdo
Sordo, mudo y ciego (con C. M. Eddy Jr., 1924)
Una semblanza del Doctor Johnson (1917)

Nuevo-Logo-Y.-J.-Rivas

Argentum Fabulae: El Priorato Lunar

Argentum Fabulae 

El Priorato Lunar

  Volar le recordaba la juventud que una vez tuvo. Ciro, antaño profesor de geografía, era considerado por sus contemporáneos como un piloto hábil e incauto. Volaba tan alto como su Cessna 206 se lo permitía y bajaba lo suficiente como para rozar las olas del mar que tanto amaba. La tragedia de haber perdido a su esposa y su hija en un terrible accidente, lo habían convertido en un vago recuerdo del hombre exitoso que había sido. Ahora sólo tenía la experiencia acumulada por sus años y con ellos la esperanza de encontrarse de nuevo en la muerte con aquellos que había perdido.

    El último viaje de Ciro rompería todo pronóstico. Giró para sortear la tormenta que se acercaba pero el cielo ya había decidido su suerte. Rápidamente fue presa de lo impensable. Lo único que le rodeaba era el gigantesco espacio centelleante y atronador del interior de aquel titánico monstruo que lo había tragado.

   Entre el fuego y la humareda, fue arrojado a lo profundo del bosque. La sangre y la lluvia le recorría el rostro bajo las sombras de los altos árboles. A pensar del intenso dolor se arrastró varios metros, buscando el mejor lugar para morir, pues no quería hacerlo sin mirar una vez más la fotografía de los dos amores de su vida. A su alrededor el fuego comenzaba a esparcirse y Ciro sintió la pena de no poderlas ver una vez más. Las ramas crujían y el calor del fuego sofocaba el aire.

-Sin importar lo que suceda… la muerte aún no quiere reclarmarme- musitó. No había logrado llegar al cielo y por castigo había sido arrojado al infierno. Pero no estaba solo en aquel caos que le rodeaba.

 -¿Por qué tienes tantos deseos de morir?-  Intervino aquel hombre encadenado a unas piedras.

    El estado demacrado de aquel hombre, que se hacia llamar Sadón, reflejaban la miseria y el dolor de un largo cautiverio. Los cabellos de aquel hombre eran tan largos que se extendían por el suelo y tan sucios que parecían ser la misma tierra. Aquel hombre le ofrecía consuelo a cambio de su ayuda para liberarse. Ciro se desangraba y el frío sólo aumentaba el dolor y el sentimiento de una profunda soledad. En su desesperación, Ciro aceptó la oferta de aquel hombre de poner fin a su sufrimiento.

  Con las pocas fuerzas que tenía, Ciro rompió las cadenas que ataban aquel hombre las piedras. Entre los árboles otra figura se levantó acompañada de un luz tan clara como el día que se esparcía por los rincones de aquel tormentoso lugar. Las fuerzas le abandonaban y sentía que la muerte lo reclamaba.

   Pero su verdadero viaje no hacía más que empezar. Despertó sin tener idea de donde estaba, preguntándose si todo aquello había sido un sueño <<¿Cumplió su promesa?>> Estaba claro que había tenido un accidente y que todo lo demás era una ilusión producto de la caída. Ciro contó lo sucedido pero no habló de su encuentro con aquel hombre en lo profundo del bosque.

    Cuando sus heridas sanaron lo suficiente para ponerse en pie, fué llevado hasta el río para lavarse. Conocía cada lugar del país que tanto adoraba y recorrido cada camino que no estaba en ningún mapa. Conocía cada rincón excepto ese.

    Aquel valle llamado Lunavilla era flanqueado por cuatro montañas y atravesado por dos ríos, El Arco y El Ancara, provenientes del norte. A mitad del valle éstos dos ríos se unían en forma de “Y” donde se comenzaba a llamar Marenna para continuar hacia el sureste cruzando el bosque. No existían palabras para describir lo que veían sus ojos porque aquel lugar parecía ser donde nacen lo más hermosos cuentos.

  Pero en la noche, aquel secreto lugar se transformaba en un macabro escenario. Algunas veces, eran despertados por terribles aullidos que rasgaban el silencio nocturno. Extrañas cosas pasaban en aquel enigmático pueblo. Las gallinas amanecían muertas y en descomposición, el viento era cada vez más gélido y muchos niños comenzaban a enfermarse. Ciro era culpado por aquella desgracia que se había desatado en Lunavilla y fue llevado ante el Prior para que el jurado determinara su destino.

   En el juicio, Ciro fue declarado culpable por haber profanado el bosque de Odoshinai y liberado la sombra que ahora amenazaba al pueblo. Su cabeza debía ser clavada en la entrada del bosque como castigo y advertencia para todo aquel que quisiera entrar. Hilda, quien había sido advertida en sueños sobre Ciro, pidió que éste fuera llevado a su casa como su invitado. En el sueño la Diosa Anjana le había dicho:

“Del bosque llegará con la bandera de la muerte pero refugio y alimento le debes dar. Portará una espada de fuego pero de él no temerás. Anciano y joven deben convivir para que las sombras huyan de la vasta tierra.”

    Los extranjeros no eran bienvenidos pero aquella hermosa mujer cuya influencia era comparada con la del Prior, se negaba a seguir las recomendaciones y las sentencias su correligionario. Hilda era reconocida por poseer el don de la clarividencia y El Priorato falló a su favor. Ese día Hilda había se había ganado la enemistad del Prior. Ciro no entendía la mistificación de aquel lugar y se limitaba a contestar las preguntas. Vestido con los andrajos que le habían quedado, fue llevado a la casa de Hilda donde ella le lavó los pies y le dio ropas nuevas.

    En Lunavilla, Ciro era un huésped inesperado y marginado. Hilda apenas le dirigía la palabra y evitaba en lo posible que sus hijos, Hanna, Helena y Hugo se acercaran a él.  Entendía que pasaría mucho tiempo antes que lo aceptaran pero Ciro no sabía cómo regresar a su hogar. Estaba prisionero en el paraíso.

    Cuando tuvo la libertad de caminar por el pueblo sin escolta, encontró a un joven llamado Mael que no temía acercarsele, pues no lo consideraba peligroso. Se hicieron amigos en poco tiempo pero al hacerlo habían incumplido el mandato del Prior y éste castigó a Mael. Los métodos de castigo del Prior, era injustificados para Ciro y aunque él sabía que no tenía autoridad allí, no dejaría que la leyes de unos hombres irracionales atentaran contra los principios de la civilización moderna. Cómo castigo a su insubordinación, Ciro fue confinado a las catacumbas hasta que Hilda intercedió por él nuevamente. El Prior sabía que si ésto continuaba, perdería su autoridad, estaba decidido que el extranjero llamado Ciro debía morir.

   Aquella noche de luna llena, los ojos de Ciro fueron testigos de los fantástico. Desde la pequeña ventana de su habitación observaba como a lo largo y ancho del valle, tenues lámparas se encendían en una procesión que descendía desde lo alto del valle  acompañada por un hermoso cántico que sólo se podía atribuir a los ángeles del cielo. Cada niña y joven llevaba un cándil, vestidas con largas túnicas plateadas, los varones en cambio, llevaban ofrendas de miel e incienso. Hanna, quien era la mayor y la más hermosa de todas las jóvenes del pueblo, llevaba un candil dorado y sólo llevaba una túnica azul y plateada para cubrir su cuerpo.

   Cuando llegaron a orillas del río, Hilda precedió la ceremonia. Los cánticos se hicieron más rítmicos y los jóvenes presentaron las ofrendas. Hanna fué llevada hasta lo alto de la piedra donde habían sido tallados símbolos arcanos.  La hermosura de aquella joven era comparable con las doncellas de los mitos antiguos. En el ceremonial, compañado de tambores y bailes,  se le pidió a la Diosa que entrara en el cuerpo de Hanna  para determinar el destino de Ciro, quien había traído la desgracia al pueblo liberando la oscuridad sellada en lo profundo de El Bosque de Odoshinai.

    Cuando la Diosa Anjana se disponía a poseer el cuerpo de Hanna, el Priorato y sus soldados intervinieron en la ceremonia. Los Hierofantes advirtieron al priorato sobre aquella intromisión, pues habían hecho un circulo de poder que de ser roto, permitiría a las sombras alcanzar el pueblo, pero el Prior alegó que las sombras ya lo habían alcanzado desde Ciro había quemado parte del bosque prohibido y puesto un pie en Lunavilla.

-Éste agitador debe ser detenido- sentenció y ordeno su inmediata aprehensión, denunciando a Hilda por usurpadora de las palabras de la Diosa con la intención de tomar a Ciro como su amante. Ciro aceptó ser recluido pero la verdadera intención de El Prior era clavarle su larga espada en el corazón. Nadie pudo advertir lo que estaba a punto de pasar. Los ojos del Prior se abrieron como platos y exhaló un grito de angustia y terror.

    Detrás de la joven Hanna un demonio alado amenazaba con cortarle el cuello. El pueblo entero comenzó a correr despavorido pero Hilda y sus hierofantes se quedaron para pelear por su hija. Las alas de aquel demonio eran tan negras como la noche y sus ojos eran de fuego. Asesinó a los hierofantes y clavó sus garras en el estómago de Hilda.

-¡Debes morir extrajero!- exclamó una vez más El Prior, pues culpaba a Ciro por aquella masacre.

     Una vez más alzó su espada pero rápidamente fué atravesado por Sadón. El Prior cayó muerto a los pies de Ciro, quien observaba estupecto aquella escena sobrenatural. Sadón tomó su espada para liberarlo. Una vez liberado, Ciro corrió hacia Hilda quien agonizaba. Pero la sorpresa sólo podía ser superada por el terror. Sadón levantó el cadáver del Prior con una fuerza sobrehumana y bebió de su sangre transformándose un demonio tan alto como el mismo bosque.

-Yo soy Odo’Sha, el espíritu oscuro del bosque- Declaró. -Reclamo para mi éste pueblo y Anjana será mi prisionera en lo profundo del abismo para que no vuelva a ver la luna nunca más-

    El caos se apoderó del esplendoroso valle y los ríos se mancharon con la sangre de niños y ancianos, justos e injustos por igual en aquella masacre desenfrenada. El sufrimiento y la culpa abrieron camino en la mente del cansado Ciro y no hubo nada que impidiera que aquel demonio rompiera  la poca armonía que antes reinaba.

-Tenían razón, yo soy el culpable-

    En su lecho de muerte, Hilda le pidió a Ciro que cuidara sus niños y que rescatara a Hanna de las garras del oscuro espíritu que la había robado y le entregó un colgante plateado. Sin comprender la ola de sucesos que se habían desatado, Ciro aceptó hacerse cargo de su hijos y le prometió entre lágrimas que regresaría con su hija desde el mismo infierno.

(Continua)

Argentum Fabulae

Después de mucho pensar he decido iniciar una serie de cuentos de fantasía, horror y ciencia ficción que he llamado “Argentum Fabulae” (Cuentos de Plata) y que estarán disponibles en mi blog a partir del 31 de Enero. La frecuencia con la que serán liberados los cuentos aún no la tengo prevista pero espero que cada mes podamos compartir una nueva historia.

Podrán saber la fecha exacta de cada “liberacion” en en el widget de la parte derecha de mi blog.

EL Colmillo de Gabriel

-¿Qué eres tú?- Inquirió con vehemencia.

El nudo comenzaba a entumecer sus manos. No soportaba estar atado a esa silla en la oscuridad. La desesperación lo consumía como el fuego a las velas. Gabriel le dedicó una sonrisa

– Yo soy un vampiro- le dijo finalmente.

-¡¿Un vampiro?!- su prisionero soltó una risotada que reboto en toda la habitación. -¿Donde están sus ojos intimidantes?- Inquirió a tono de burla.

Gabriel se le quedó mirando en calma, sin dejar de sonreír.

-¡¿Donde está su piel pálida?!- ¡Todo vampiro es pálido señor y…- Lo miró de pies a cabeza- ¡Claramente usted no lo es!-

-¿Que hará?- ¿beber mi sangre como a una jovencita de una novela?- No me venga con idioteces-

Gabriel se quedó en silencio sin apartar la mirada.

-y lo más importante ¿Donde están sus colmillos?- ¡Un vampiro sin colmillos es como un hombre sin pene!-

-Gabriel lo miró impresionado, claramente su presa no sentía miedo de él, aún después de haberlo torturado por horas-

-¿Que le hace pensar que no tengo colmillos?- espetó. Posó sus manos a un lado de su abrigo y se observó un pequeño destello. De su abrigo había desenfundado un estillete. Su larga y delgada hoja parecía brillar por si misma en la oscuridad. Gabriel le dedicó otra sonrisa cargada de sarcasmo y posó su estillete a un lado de su cara mientras lamía su hoja.

-Si, si tengo un colmillo y es éste- Dijo dirigiendo la hoja de su estillete hacia su corazón . Éste es el que desencadena las lamentaciones, y se equivoca, no pienso beber su sangre mi señor Adrian – Afincó un poco más la hoja hacia el pecho de Adrian. – Pero lo drenaré hasta que no sea más que piel y huesos.

Con rápidez introdujo por completo la hoja en el pecho de su prisionero. Adrian abrió sus ojos como platos y dio un grito ahogado de dolor- Gabriel se le acerco y le susurro al oído.

-Si señor Adrian, yo soy un vampiro y usted ésta noche será la jovencita. Se preguntará por que le hecho ésto, pero cuando despierte, sabrá de primera mano lo que es el infierno-

Los 5 mitos sobre escritores, de Darynda Jones

 

Darynda Jones es la autora Estadounidese,  de la Serie Charley Davidson de thrillers, paranormal y Romance y de la novela juvenil Death and the Girl Next Door publicada en Octubre de 2012. Ganó el Golden Heart Award 2009 por Mejor Romance Paranormal de Romance Writers of America (Escritores de Romance de America) por su  manuscrito de Primera Tumba a la Derecha . Su libro Tercera Tumba Todo Recto estuvo en la New York Times best seller list. NYTimes y USA Today Author mejor vendido, Darynda Jones ha ganado numerosos premios por su Trabajo,incluyendo el prestigioso Golden Heart®, un Rebecca, dos Hold Medallions, un RITA ®, y un Daphne du Maurier.

La traducción de “los 5 mitos” corre por cuenta de Lucía Solaz Frasquet y me ha parecido muy pertinente y además de mucha ayuda el poder compartirlo.

  1. Para los buenos escritores, escribir es fácil. Se trata de lo opuesto. La escritura no se vuelve más fácil con el tiempo o el talento. Si te resulta fácil escribir, probablemente todavía estás aprendiendo el oficio, no has perfeccionado tu estilo o encontrado tu voz. Aún no has aprendido a analizar tu escritura con ojo crítico.

  2. Los escritores de verdad nacen sabiendo cómo escribir bien. Es algo natural para ellos. No. La escritura es un arte que se aprende. La buena escritura viene de la práctica. Necesitas practicar cada día. La escritura no es un capricho, es un hábito: adquiérelo. Escribe todos los días.

  3. Los personajes controlan la historia. Sólo escribo lo que me dicen. Hace que todo parezca mágico y sin esfuerzo, pero toda escritura supone un esfuerzo. Se puede tener un buen día en el que las palabras fluyen, pero incluso esas palabras hay que editarlas. Probablemente más de una vez.

  4. Los escritores de verdad escriben cuando les habla su musa. Los escritores de verdad escriben. Punto y final. La musa no viene a visitarte todos los días y no se puede entrar en el hábito de esperar a “estar de humor” para escribir. Los buenos escritores escriben todos los días aunque no estén de humor y luchan a través de la fatiga, el estrés y la duda.

  5. Escribirías un libro si tuvieras una muy buena idea. Si esperas a que la idea perfecta te golpee, vas a tener que esperar mucho tiempo. Las ideas están en todas partes. Lo que haces con esa idea es lo que importa.