Xenogastronomía

XENOFOOD RESTAURANTE

Quiero probar una ensalada preparada con ingredientes cultivados en otro planeta. Sé que es posible aunque lleve varias décadas en hacerse realidad pero espero poder abrir un restaurante en el que pueda ofrecer una variedad de platos con ingredientes marcianos o quizá lunares. El único problema es saber diferenciar entre una lechuga terrestre y una cultivada en el planeta rojo. Pero si pudiésemos encontrar, en un futuro próximo donde yo aun este con vida, en una de esas “súper tierras” que los científicos se emocionan de haber descubierto, ingredientes fundamentales para proporcionar alimentos a sus residentes, quiero ser uno de los dueños de uno de esos restaurantes y comenzar una nueva era con la “xenogastronomía“. Sigue leyendo

Anuncios

Las ventajas de cocinar en familia

A mi no me gusta pisar la cocina de mi casa. Cada vez que llego, lo único que hago es abrir el refrigerador para beber agua o jugo; luego me doy la vuelta y me voy al restaurante donde alguien mas cocine por mi. Yo considero que la comida sabe mejor cuando es preparada por otra persona, pero permitanme darles un mayor contexto antes que se hagan una idea errónea sobre mi.

La mayor parte de mi tiempo se va en estar frente a una cocina. Mi trabajo requiere de conocimientos teóricos y prácticos de como llevar un establecimiento gastronómico para satisfacer los paladares de personas muy exigentes. Yo no soy un Chef o cocinero, aunque si debo trabajar en conjunto con ellos ( o discutir, según el caso) pero al igual que ellos, me dedico desde hace años, a la actividad gastronómica en Venezuela pero de forma administrativa y sirvo como gestor de la calidad de servicio. Me gusta mi trabajo, el problema es que no es lo único que me gusta.
image

image

Los profesionales que nos dedicamos al negocio culinario, lo hacemos con gran orgullo y pasión porque sabemos que es una de las actividades mas lucrativas y exigentes. Las personas que trabajamos en hoteles, restaurantes o cualquier otro establecimiento gastronómico , tenemos una vida social casi inexistente porque debemos cuidar de todos los detalles inherentes en el servicio.

Quizá por eso le huya a la cocina y en general a cualquier otro restaurante a no ser que en ellos se esparza el rumor de que hay un plato nuevo, robándose  los elogios de comensales sibaritas y críticos del arte de buen comer. Pero no todo el tiempo deseo estar en un restaurante ya que hay otras cosas que disfruto de igual manera: leer un libro, escribir lo que se me ocurra o pasear en el parque esperando encontrar algo que me inspire, entre otras cosas. Además que prefiero la comida preparada y servida por otros.

Sin embargo, hay algo que debo admitir: cocinar en familia nos brinda la satisfacción de recordar por qué decidimos dedicarnos a la gastronomía. Fortalecer los vínculos familiares usando como excusa la preparación de un banquete casero es una práctica que no debe subestimarse. La comunicación entre los miembros de la familia es un requisito fundamental para el núcleo de nuestra sociedad y es mucho mas fácil cuando esta se genera en la cocina. En este lugar se establecen diferentes temas de conversación en en cual todos participan de forma natural, mucho mejor que cuando solo se sientan a comer en una mesa.

image

Cocinar en familia resulta mejor que solo comer en familia ya que esto ha sido convertido en una obligación en muchos hogares, solo para crear la ilusión de una familia unida, sobre todo con la llegada de la tecnología a nuestros hogares donde el comedor ya no es precisamente el lugar para comer; lo es el lugar donde esta la televisión. Pero para cocinar se necesita prestar mayor atención a lo que hacemos y por consiguiente, si estamos cocinando en grupo, se presta mayor atención a las personas a nuestro alrededor.

No deben pensar que cocinar en familia debe practicarse de manera forzada; debe ser generado de forma espontánea, invitando a todos los miembros de la familia y designándole pequeñas tareas. Obviamente, como en cualquier cocina, debe haber un líder. El mayor reto casi siempre es con los adolescentes, sobre todo si no saben cocinar y pocos se interesan en aprender. Los hombres por otro lado, solo se interesarán si ven a otro hombre participando (no se porque sucede esto) porque generalmente no nos gusta escuchar las conversaciones de mujeres y a veces huimos de ellas cuando están en grupos. Implementar esta actividad familiar requiere conocer un poco el comportamiento de los miembros de la familia para saber como iniciar pero una vez que ha comenzado, todo es cuestión de hacerlo que fluya de manera natural, evitando caer en conversaciones personales, sobre religión o política.

Implementar la practica de cocinar en familia es importante porque permite que todos aprendan a cocinar, conociendo las diferentes recetas familiares o cualquier otra receta famosa mientras comparten como una verdadera familia, apoyándose y comunicándose en una actividad tan básica y aunque no necesiten ser expertos en gastronomía y preparen un banquete extraordinario, seguramente se sentirán mas satisfechos y habrán recuperado una parte fundamental del convivir familiar , logrando conocerse mejor y creando un ambiente familiar muy nutritivo.

Gastrosofía: La poesía también se come

La gastronomía es un expresión de las costumbres del hombre y por lo tanto de la cultura de un pueblo. En la gastronomía tenemos que exigir el uso de más de nuestros cinco sentidos para completar la experiencia y donde los poetas no se expresan con palabras, lo hacen a través de los sabores, los aromas, las texturas y los colores, lo que los convierte en unos verdaderos artistas.

En la gastronomía a los poetas se les llama cocinero, siendo “Chef “un título que deben ganarse con la experiencia, el respeto, no sólo por su técnica sino también por su sensibilidad artística . Pueden tener millones de seguidores y fans en todo el mundo porque conmueven, con su arte culinario, los corazones de los que están dispuestos a dejase seducir en la vivencia gastronómica.

El labor del cocinero es entonces, más que un trabajo, una verdadera pasión, pues se requiere que los adeptos de este noble arte, posean destrezas únicas y que además, se sientan identificados con su desempeño como gestores culturales y precursor de un arte tan antiguo como la misma historia.

Hay un detalle que se debe tomar en cuenta. Chef, significa “Jefe” por lo tanto, EL Chef no es Chef únicamente porque posea un título, al contrario de lo que se hace pensar en las escuelas gastronómicas aunado a la gran competencia en el mercado de la hostelería, el cocinero recién graduado, debe comenzar desde abajo, aprendiendo de los que, ya estando en el mercado laboral y haber adquirido suficiente experiencia, poseen habilidades y conocimientos derivados de la práctica y que le muestran la mejor manera para que, usando sus técnicas desarrolle destrezas propias y que sean competitivas en relación a las nuevas tendencias y demandas de los comensales más exigentes. Por lo tanto, en el mundo gastronómico la técnica es esencial pero se ve complementada con la experiencia personal adquirida durante el ejercicio de su arte.

Arepa Venezolana. Fuente: yoteinformo.wordpress.com

Al igual que un escritor o un poeta, el cocinero va desarrollando sus habilidades en la práctica por lo tanto no se puede ser cocinero si no se está cada día bajo aquella marea de sabores, olores y la cacofonía característica de aquel salón artístico que llamamos cocina.

 La cocina ha dejado de estar reservada sólo para amas de casa  desde que la monarquía francesa cayó y surgió aquel personaje en el año de 1765 llamado Monsieeur Boulanger dueño de un establecimiento de nombre Champú d’Oiseau y que dando su grito de guerra: “Venis ad me omnes qui stomacho laboratis et ego restaurabo vos” (Vengan a mi todos aquellos cuyo estómagos, yo los restauro) inició la restauración gastronómica propiamente dicha y con ella Los Restaurantes.

resto-1-360x273

El proceso de cocinar se inicia desde el momento que el cocinero formula la receta y escoge los ingredientes para el plato que quiere crear. Al momento de combinar los ingredientes e iniciar su obra, el cocinero debe estar atento a cada detalle en cuanto a sabor, aroma y aspecto se refiere.

IMG_20130623_00201123

Estudiantes de Gastronomía y Gestión de la Hospitalidad del Colegio Universitario de Caracas. Foto tomada por YJRivas

Al igual que una obra de arte en una galería, las obras de incontables artistas gastronómicos son expuestas para el deleite de los paladares que gritan de angustia por una restauración exquisita.


Preso de amores

De Baltasar del Alcázar

(Sevilla 1530 – Ronda 1606)

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón

y berenjenas con queso.


Esta Inés (amantes) es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.

Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma,
pero ya júzgase mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.

En gusto, medida y peso
no le hallo distinción,
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.
Berenjenas al pesto
Alega Inés su beldad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y berenjena
la española antigüedad.

Y está tan fiel en el peso
que juzgado sin pasión
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
de estos mis nuevos amores,
hará que Inés sus favores,
me los venda más barato.

Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.

Fuentes:

También pueden visitar mi blog dedicado únicamente al turismo que recientemente estoy compartiendo con todos ustedes www.turistosofía.wordpress.com

Literatura, turismo y coctelería

     Desde hace días he tenido en la cabeza la idea de escribir algo para el turismo, después de todo es mi profesión. Sin embargo he escrito desde mucho antes de comenzar una carrera universitaria y apuesto a que mucho de ustedes también. Desde escribir un diario hasta una carta para un ser amado (si, antes del whatsapp o facebook se escribían cartas) e incluso escribir poemas o cuentos para la clase de literatura de la preparatoria.

    Lo cierto es que, el turismo y la literatura no son diferentes. En ambos el viaje, la recreación y las experiencias forman parte fundamental del desarrollo personal del turista o del lector.  En el turismo se invita a que dichos turistas visiten aquellos paisajes que, siendo reales, parecen sacados de un cuento. Se motiva al viajero a que entre en un mundo que puede no conocer, desde un museo donde descansan las obras de artistas inmortales de todo el mundo hasta aquellos espectaculares monumentos naturales cargados de una belleza de ensueño. En el turismo es primordial la primera experiencia y de allí a que, el turismo y el romance pueden complementarse. Se puede comparar al turismo con la experiencia del primer beso y con aquella emoción y el recuerdo de la primera vez.

    En el turismo es vital que, la comunidad receptora , hablando en términos técnicos, sea amable y este abierta a la alimentación de los turistas y visitantes. La relación entre el anfitrión y el huésped debe ser lo suficientemente cercana como para establecer una relación duradera y solida. Tenemos entonces un campo en el que la relación personal y las emociones son intrínsecas en el campo de la actividad turística.

      En el caso de la literatura pasa lo mismo, la única diferencia es que, al lector se le invita a viajar a escenarios fantásticos y que los visualice e imagine como reales, por supuesto que, el escritor se vale de lugares conocidos, aquellos en los que el mismo ha sido huésped para crear mundos y trasmitir sus experiencias o contarnos historias maravillosas. En la literatura la experiencia personal es fundamental, no por el simple hecho de que el escritor cuente una historia personal sino que el lector, interpretará éstas historias de acuerdo a su propia experiencia personal y la aplicará a su vida diaria. Entonces tenemos que el turismo y la literatura son complementarias, la una a la otra y ambos son fundamentales en el desarrollo del ser humano.

     En la literatura, el escritor aunque se base en lugares que conozca, está creado, de allí que se considera a la literatura como un arte que usa la palabra para expresar una idea, un sentimiento o una experiencia que puede tener una trascendencia particular. Entonces tenemos literatura y turismo que son transcendentales, pero nos hace falta algo importante que agregar, el arte de la coctelería.

   ¿Por que consideramos a la coctelería como una arte? es muy sencillo, en la coctelería, el Barman, aunque puede usar una receta, también crea. Incluso cuando se fija en una receta de algún cóctel clásico como el Martini o un Daiquirí el barman le colocará su toque personal. En la coctelería hay un deseo y una pasión por investigar y aprender todo acerca de un cóctel y sus ingredientes y la manera en que éstos se pueden combinar para crear nuevos sabores, sensaciones , aromas, texturas, colores, densidades, niveles de volumen alcohólico, conjugando equilibrio y armonía en su contenido que invitan a ser degustados.

     Eso quiere decir que al barman también se le puede considerar un artista (modestia aparte) porque al igual que un escritor, está motivado a crear y sorprender con su creación a su publico espectador y degustador, porque no se trata únicamente del producto final sino también el estilo, la etiqueta y la técnica que el barman usa en la producción de su obra. Entonces tenemos que la coctelería y la literatura se valen de técnicas especializadas para la creación de un cóctel o de obra literaria.

   AL final tenemos la literatura, el turismo y la coctelería como expresiones de arte y formas de expresar y conocer el mundo que nos rodea, así como interactuar con personas de todo el mundo, bien sea  detrás de un escritorio en una agencia de viajes, de una barra en un restaurante o simplemente a través de un poema, pero siempre estaremos dispuestos a crear o dejarnos atrapar en la creación de otros, viajando al rededor del mundo y acumulando hermosas experiencias que son tan nuestras como nuestros sentimientos y que nada ni nadie nos lo podrá quitar jamás.

Un Bartender que se cree escritor ¿O un escritor que se cree bartender?

   La primera vez que escribí un poema lo hice para la clase de castellano en el Liceo Juan Lovera. No recuerdo el poema en sí y francamente no creo que haya sobrevivido al martillo del tiempo pero sé que, además de una exigencia del profesor, lo hice pensando en el rostro de una hermosa niña. En ese entonces tenia 13 años aproximadamente, la composición era de 4 estrofas, cada una con 4 versos. En ese mismo curso estudiaba higiene y manipulación de alimentos y fue la primera vez que cocine un bizcocho.

   Nadie en ese entonces se podía imaginar que, aunque en aquellos días apenas estaba aprendiendo a cocinar, ya podía escribir un guión de una obra teatral. Aquel guión lo llamé “Sombras Blancas” y lo recuerdo bien porque era de terror. La cocina no se me daba bien pero ya al final del curso había escrito al rededor de tres guiones teatrales para el liceo y garabateado unos cuantos poemas en un pequeño libro. Entonces crecí, viví amores, me gradué de Bachiller en Ciencias y Tecnología y tenia un repertorio de aproximadamente 100 poemas, 3 ensayos, 4 guiones teatrales y un cuento. Me había dado cuenta que me había convertido en un escritor del genero de ficción. Obras que siempre acompañaba de dibujos y símbolos.

    Pero sucedería algo que no esperaba, me encontraría de nuevo con el mundo de la gastronomía en el año 2005 cuando entraría, por medio de mi abuelo, el profesor y Presidente de la Asosiación Venezolana de Barmen Francisco (Paul) Rivas; aunque ésta ultima labor no hubiese sido por mucho tiempo, comencé a estudiar en el INCE. En ese entonces el INCE estaba en su apogeo. Mi salón de clases fué uno de los salones del Hotel Meliá Caracas y allí entré de lleno en los servicios de restauración. Aprendí etiqueta y protocolo, organización de eventos, francés, ingles y me encontré con la coctelería. Tiempo después, al cumplir la mayoría de edad, realicé el curso de barman en la asociación que mi abuelo presidió.

    Muchos pensaran que se trata de un fallido intento de escribir una autobiografía lo cual, es bastante tentador considerando que vivimos en un mundo escrito donde todas nuestra relaciones personales y profesionales se basan de nuestras biografías. Por supuesto que todavía no me dedicaré a escribir una autobiografía ya mi vida está en pleno florecimiento y lo más interesante puede que no haya sucedido todavía.

   En la coctelería o mixología el barman debe conocer los ingredientes, la elaboración, la clasificación, el correcto uso de los materiales de trabajo y por supuesto que “debe ir con que” para crear una bebida especial basada en tres principios fundamentales; Aroma, Color y sabor y todo ésto va dentro de la presentación.  Pero el ser bartender no es sólo está en  la correcta integración de aquellos ingredientes.  Debe haber un gran sentido del arte, en cuanto a la presentación de su creación y respeto en cuanto a la creación de otros barman. Debe crear aquello que le gustaría probar, usa los ingredientes que mas le gusta para crear nuevos sabores, aromas y colores para que, aquellos a quien se los ofrezca, agrade. Entonces el bartender se convierte, al igual que un chef, en todo un artista.

   En el caso del escritor, la historia es parecida. Un escritor debe reunir en lo que escribe, aquello que le place, aquello que le gustaría leer y a diferencia del barman, no busca que su libro agrade a los demás sino simplemente expresar su visión del mundo, bien sea que lo exprese de manera real o se base en la ficción. La verdad es que un escritor se forja escribiendo, así como lo hace un barman cuando se foguea en la barra. Ninguno de los dos nace con las habilidades especificas que deben poseer pero cada uno puede aprenderlas con la practica.

     Con ésto quiero probar que, cualquiera que éste dispuesto a seguir el noble arte de la escritura, lo único que tiene que hacer es escribir . Ser barman no me ha impedido escribir, es mas, en ese ambiente tan social donde he conversado con clientes de muchos países, de varios idiomas y de muchas costumbres, he encontrado mucha inspiración; paran escribir poemas, relatos o éste pequeño articulo que hoy comparto con ustedes.

Worlds best flair bartenders 2013

Para los amantes de la vida nocturna , disfruten de éste concurso de los mejores Flair Bartenders 2013. Es la forma más divertida de disfrutar de un buen coctel porque no se hace de la forma tradicional sino que se hace todo un show de malabares en la preparación tomando en cuenta las proporciones en cuanto a licor y las onzas especificas para cada trago de acuerdo a la preparación.