¡Súbele el volumen! Ensamble Gurrufío

Ésta tarde les compartiré mi grupo favorito de música venezolana la cual representa nuestra cultura en todo su esplendor. Ensamble Gurrufío se fundó  en 1984 por tres jóvenes músicos, Luis Julio Toro (flauta), Cristóbal Soto(mandolina), y Cheo Hurtado (cuatro). En 1989 se unió David Peña (bajo) para completar este aplaudido cuarteto que reinventó la música en nuestro país con un vigorosa fusión instrumental la cual da cabida para la improvisación pero manteniendo la educación y lo clásico. Su estilo es original y no puede catalogarse como folklore, música clásica, ni jazz por lo que se considera uno de los grupos más versátiles de la música latinoamericana y mundial.

Podrán notar lo sabroso que suena nuestra música venezolana y por lo cual me siento plenamente orgulloso. 

Música venezolana fuga con pajarillo camerata criolla

El Vuelo de la Mosca por Jacob Bittencourt

Concierto del Ensamble Gurrufío en la celebración del 30 Aniversario del Pueblo Museo Los Aleros. Mérida, 28 de Julio de 2014

ENSAMBLE GURRUFIO PAJARILLO EN BANDOLA LLANERA

Anuncios

The Maker (EL Creador)

Navegando por internet me encontré con un cortometraje bastante peculiar. Algunos dirán que es un corto de terror, otros sin embargo apostarían a que se trata de una historia romántica pero yo lo consideré como un lección sobre el tiempo y sobre nuestras éfimeras vidas. Éste cortometraje dirigido por el australiano Christopher Kezelos inspirado en la pieza músical “Winter” del también australiano Paul Halley. En Winter se narra el cambio del invierno hacia la primavera con un inesperado e increíble solo de violín.

En la trama, podemos observar cómo el conejo lee la receta de quien será su compañera y ya que el tiempo se acaba, hace todo lo posible para traerla a la vida. Lee y lee el libro para encontrar la razón por la cúal aún no ha encontrado que su compañera abra los ojos y se una a él en vida. El tiempo se acaba y se encuentra algo desesperado, entonces encuentra la partitura de Winter y comienza a tocar… Pero ella no era una compañera para él, el tiempo se acaba y sólo uno debe continuar antes de que todo se acabe.

En trance

¡Adoro esa melodía! Sonidos electrónicos, notas armoniosas y las luces girando sobre nosotros. Casi no puedo verte, apenas los destellos me dejan ver tus hermosos ojos. Afuera las personas bailan enérgicamente dando giros y saltos. El ambiente se torna en una mezcla de sonidos estremecedores y al mismo tiempo armónico. Pero no estamos allí, no somos parte de aquel lugar que llena con sus luces, aromas y sonidos todo nuestro cuerpo. Estamos en otro lugar donde la melodía es la misma pero se siente diferente.

No estamos allá con nuestros ojos cerrados dejándonos llevar por las luces rojas, violetas y azules de neón. Estamos bajo las luces bailando con ellas, girando con ellas. En cada pausa nos tomamos un respiro y volvemos a la acción, contando uno a uno nuestros pasos. Nadie nos ve, más estamos a la vista; nadie nos juzga, más somos pecadores. Bailamos al ritmo de nuestra propia tonada y sudados entre el humo de tabaco y el alcohol.

¡Música sin alma que nos deja en trance, fuera del mundo exterior donde vivimos solo con nuestros sentidos bailando al unísono! Pero esta música que hacemos nosotros mismos es un tanto mejor. No bailamos como los otros. Nos entregamos a los deseos de nuestros propios cuerpos. Volteamos y todos se besan, sudan… el erotismo se apodera de aquella pequeña sala que no parece ser parte de aquella tertulia.

    Te siento bailar sobre la mesa batiendo tus hermosos cabellos y con cada destello veo tus gestos, tocas tu cuerpo sensualmente. Bajas desde tus labios, pasando tus hermosos pechos hasta tus pies y regresas tomando caminos diferentes. Bailas con la música pero fuera de ella seduciéndome con cada fibra de tu cuerpo y yo estoy allí adornado tus espacios, como un espectador privado. Siento el olor de tu piel a distancia, aquella fragancia de lavanda que duerme mis sentidos.

¡Que revienten los bajos y estallen las luces!

Te tomo para mí, necesito que bailes cerca, muy cerca de mí, mi cuerpo siente ganas de bailar, de que bailes frenéticamente al compás de mi propio sonido. Mis dedos se escurren entre tu falda de cuadros violetas que brillan como si fueran parte del ambiente. Los bajos dejan de resonar. Es un momento de pausa, es momento de trance,  pero mis dedos quieren bailar.

    ¡La música estalla!

Tu sonrisa me confunde, tus manos me engañan pero sé que me llevan al cielo. Soy ajeno al mundo, presa de mis sentidos.Te beso, te beso y siento tu piel erizarse, mis brazos ya no podrán soltarte. Allí estas bailando sobre mi y conmigo, tus piernas me abrazan mientras alzas tu cabeza para seguir batiendo tus cabellos. No somos consientes si se han detenido a mirar, pero sé que no somos los únicos en aquel ritual pagano.

Allí estamos nosotros dos, siguiendo las notas de la dulce melodía de nuestro placer, cuando las luces giran y las paredes crujen. Allí estamos nosotros siguiendo nuestros instintos más básicos desando que aquellas horas duraran por siempre para amarte y no dejar reposar mi corazón que espera unirse a ti por toda la eternidad.

Licencia de Creative Commons
Aquel lugar donde nos amamos en trance by Yorvis Rivas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Imagen de Yarek Godfrey

 y.godfrey@free.fr

 Página web: http://www.yarekgodfrey.com/Y_Godfrey.html

La mejor música Lounge 2014

El lounge es un género de música, una variación, principalmente del jazz, que se conoce desde la década de 1950. Se caracterizaba por presentar ritmos sensuales y desprovistos de una instrumentación recargada. Está basada en los abundantes sonidos del Swing y el Big Band de la década de 1950, combinado con ideas del worldbeat, para convertirse en un híbrido sonoro muy placentero y de fácil escucha.

El término lounge podría traducirse al castellano como vestíbulo o salón de descanso; el lugar de un hotel donde uno puede sentarse a beber algo, conversar y escuchar música suave. Por extensión, la palabra pasó a designar a toda una cultura dedicada al placer, la comodidad y la elegancia. Si hoy la estética lounge es una opción de moda, se lo debe a la industria discográfica de fines de la década del 90′.