La función de la fe

Nunca me ha interesado molestar a los espíritus con plegarias. Tal vez nunca he rezado al Cristo de forma sincera. Incluso quizá, en tiempos mas oscuros, e ignorado los pentagramas e invocaciones a elementales. Todo esto porque existe en mi, un conflicto interno por descubrir aquello que llaman fe.

La fe es un sentimiento de apego a lo desconocido,nos brinda la seguridad de que hay algo más, en algún lado, que es responsable de todo lo que nos rodea y que nos observa y brinda protección. No sabemos explicar bien qué es la fe y solo nos limitamos a contar las experiencias y hablar de aquella fuerza más poderosa que nosotros. Por lo tanto, es difícil saber si la fe es adquirida o es de alguna forma implantada, como si se tratarse de un archivo de programa. Si bien sabemos que cada archivo tiene una función, que la naturaleza tiene un uso para cada cosa, y si, la fe es adquirida o implantada, descubierta o nacida espontáneamente en la mente humana, ¿Qué función tiene?

Imaginar un mundo sin fe, es quizá una idea absurda, muchos pensarían que le arrebataría algo importante, imprescindible para sus vidas. Esto podría crear un ambiente de confusión y probablemente sea eso lo que pasa en la actualidad. Pero, si la fe ha permanecido en la mente humana por miles, tal vez millones de años, ¿cómo podríamos pensar siquiera en desprendernos de la fe que aparentemente ha nacido con la humanidad? La respuesta podemos hallarla en el mismo entorno donde nació: en la necesidad de creer en algo.

No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo.

Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.

En la antigüedad, el hombre como cualquier otra especie, se regía por el día y la noche. Al ser criaturas diurnas, era durante el día cuando se dedicaba a cazar, a alimentarse y a realizar actos sociales (cuando adquirió la capacidad) pero en la noche, cuando las sombras llegaban, debía refugiarse, pues sabía que en la noche estaba indefenso. Con el tiempo, la noche adquirió la forma de todo aquello que nos amenazaba y le dimos forma a criaturas monstruosas para que representaran cada uno de nuestros miedos en las tinieblas.

En estos tiempos la fe es retada y solo aquellos que aun tienen sus convicciones bien arraigadas pueden disfrutar de tan maravilloso don aun cuando en su religión insistan en creer erróneamente que son poseedores de la verdad absoluta. Tal vez sea difícil despojar a la fe del estigma de la religión, pues funcionan como dos entes que retroalimentan. No obstante, la fe funciona sin la religión, pero la religión no funciona sin la fe.

Por Y. J. Rivas
Publicado desde WordPress para Android

Preguntas diarias

 Yo nunca he visto un fantasma o experimentado un encuentro cercano con extraterrestres. Me resulta difícil creer en lo sobrenatural aun cuando al parecer, tengo todas las herramientas para explorar lo oculto. Tengo suficientes razones para pensar que no existe forma en la los muertos regresen a visitar a los vivos y menos aun que puedan mover los muebles.

 He pasado años observando posesiones y escuchando testimonios sobre encuentros cercanos y no ha habido ninguno que me haga creer que existe un cielo o un infierno o que hay entre nosotros seres interestelares. Quizá es el miedo a creer o la prueba de que no padezco esquizofrenia. Tal vez el efecto secundario de mi escepticismo sea la pérdida de fe lo que genera un conflicto emocional en un joven cuya ecuación católica lo llevó a pasar largas horas frente  un altar.

 Yo tengo muchas preguntas que quisiera responder. Es en serio, son muchas y son las siguientes:
¿Qué es la fe?
¿El cielo existe o es una manifestación mental producto del pensamiento mágico?
¿Si existe el cielo, habitan seres extraterrestres?
¿Por qué la creencia en extraterrestres es contraria a la creencia en Dios?
¿De que nos sirve creer en fantasmas?
¿Existe la reencarnación? ¿Por qué?
¿Podrá la ciencia comprobar de forma definitiva, que la religión solo sirve como estrategia de control masivo? Si es así, ¿Quién la inventó?

 Yo creo que la ciencia es muy similar a la magia porque no existe ciencia blanca o negra, y se puede usar tanto para construir como para destruir. Tenemos suficiente certeza de ello, sobre todo ahora con tantas enfermedades creadas en laboratorios o bombas nucleares capaz de destruir todo a su paso. ¿La ciencia puede ser más peligrosa y la religión más necesaria?

image

Agua de Mercurio

Publicado desde WordPress para Android

Poema: Iniciación

Un comienzo incierto con reloj de arena lo he de marcar,
y un círculo mágico que he de conjurar,
ante el norte y sobre la tierra lo he de llamar
y con un athamé plateado hacia mi derecha lo he de guiar,
y sosteniéndolo firmemente con mi pulgar,
responderá a las peticiones que les he de recitar.

El sur siempre me responderá,
en el suelo los fuegos he de señalar,
con velas blancas y los ojos hacia el mar,
al oeste la muerte he de apartar.

Con agua mi cuerpo  purificar
para al este poderme arrodillar
cómo los reyes paganos he de bailar,
con risas y flores alrededor de mi altar,
disfrutando del aroma y don natural,
que los dioses de antaño me han de otorgar.

La Diosa a quien todos debemos retornar
complaciente mi cara ha de acariciar,
con su dulce voz y suave mirar,
inquieta me ha de asignar,
si es éste el camino que he llevar,
mi cuerpo y rostro he de lavar
ante ella desnudo debo estar
Para adorarla por la eternidad.

Licencia de Creative Commons
Iniciación by Yorvis J. Rivas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://yjrivas.wordpress.com/“>

Mi búsqueda espiritual: Algo más acerca de mi

Conocí la fé a través del cristianismo, y la espiritualidad con el budismo. Estoy aprendiendo la correcta forma de vivir a través del Dharma y he comenzado a comprender el equilibrio natural a través de la Wicca. Yo no me veo a mi mismo como una persona religiosa pero considero que el hombre debe desarrollarse espiritualmente para poder conectarse con el Todo. Hace mucho tiempo inicié un desarrollo personal basándome en estas principales religiones estudiándolas como parte de una unidad. Mi eclecticismo no es a causa de una resistencia al sometimiento (tal como lo he podido comprender con el Islam) o la disciplina que representa pertenecer al alguna de ellas, es a razón de no estar completamente satisfecho en lo que yo considero es la ‘verdad cósmica’.

No quiero que confundan mi verdad con las expuestas por los seguidores de la ‘Nueva Era’, porque aunque pertenezcamos a una misma búsqueda, poseemos diferentes connotaciones de lo que implica buscar y encontrar el origen y la razón—si existe alguna más allá de la simple razón de ser— de todas las cosas. Yo considero a todas las religiones como pedazos de un espejo que se quebró hace muchas eras atrás. Como las ramas de un mismo árbol. Es cierto que en mi imperfección me aleje del camino que busco, quizá por mi predilección a adentrarme en la oscuridad de mi propia mente para esclarecerla y entenderla de modo que me ayude a entender la razón de la oscuridad en otras personas y en el mundo. Yo no considero la oscuridad como antagónica de la luz, porque ambas son solo lados opuestos del Big Bang.

Mi búsqueda de entender lo que me rodea es básicamente un conocimiento hermético de las cosas, heredado y sintetizado por los griegos de la antigua civilización egipcia. Actualmente me he sentido muy atraído por la cábala y cuando no estoy escribiendo alguna historia o preparando alguna clase, me dedico a estudiarla de forma autodidacta. A mi propio ritmo. Pero nunca olvido meditar, tal como lo aprendí del budismo u orar como me lo enseñaron los cristianos para comunicarme con Dios.  Esto no significa que deje de lado el conocimiento científico y que me complazca en conocer desde los hallazgos arqueológicos , invenciones tecnológicas, hasta los descubrimientos médicos y astronómicos.

No puedo creer en todo, porque eso significa que no creo en nada. Pero el todo y la nada son difíciles de visualizar si entendemos que la nada no existe, que en realidad pertenece a ‘algo’ o que hay algo en ella. Pero eso puede que signifique una negación de la existencia de la nada. Y la nada no existe hasta que pensamos en ella. En tal caso, puede que sea un filósofo nato que intenta plantearse interrogantes a su propia mente para entender las mentes de los demás, usando el principio hermético de la mente y la correspondencia.

A toda causa le corresponde un efecto. Tanto el macrocosmos como el microcosmos vibran tan alto y tan bajo que parecen inmóviles y ascienden y desciendo con ritmo para compensarse mutuamente y mantener el equilibrio. La Wicca me ha ayudado a entender ese equilibrio y la superioridad de la mente sobre el cuerpo o la materia en general y sus elementos. Claro que, si esperan verme usando un Athame, velas y levantar alguna ofrenda hacia el cielo, les digo de antemano que mi mayor ofrenda a sido simplemente yo. Ahora me planteo si de verdad existe el ‘Yo’ más allá de una imputación conceptual del conjunto mente-cuerpo.

¿Desde cuando comencé esta búsqueda? No tengo idea, y tampoco estoy seguro que sea realmente una búsqueda, puede que se trate de un reencuentro o una simple contemplación de las cosas a mi alrededor. Una contemplación de la naturaleza que aprendí estudiando las tradiciones paganas, especialmente la tradición Wicca por ser la más accesible pero no menos importante. Allí aprendí a respetar el orden natural y establecer un ritual que permita ‘lubricar’ la comunicación El Todo de forma muy similar a los rituales y ceremonias cristianas y budistas. Todo esto es para obtener sabiduría sin ánimos de convertirme un predicador o pretender que seré iluminado, todas mis inquietudes no son solo mías, tengo fe de que como yo, hay millones de personas en todo el mundo que han iniciado su propia búsqueda o mejor aún, que han alcanzado un nivel mayor de sabiduría producto de la misma búsqueda.

También he sido conmovido por ciertas tradiciones de tribus africanas en las que el perdón y el amor son más importantes que cualquier otra cosa para liberar el alma, igual como nos lo ha enseñado todas las demás religiones. Realmente he comenzado a sentir hacia ellos un profundo respeto y admiración. De hecho, puedo admitir que he sentido tristeza porque esa forma de vida no sea la que conozcamos en este lado del mundo. En cambio solo hacemos eco de sus defectos y supersticiones más dañinas para el ser humano.

Pero ya es mucho decir, llevo mas de seiscientas palabras y es poco lo que he dicho sobre mi mi búsqueda espiritual y visión del mundo. Si has llegado hasta aquí, mereces mi mas sinceras palabras de agradecimiento por permitirme contactar contigo y compartir mi búsqueda. Yo quisiera que tú también compartieras la tuya. Si todos ponemos en marcha nuestros engranajes de forma individual, activaremos en conjunto la máquina de la conciencia. No tengas miedo.

Y.J,Rivas

La superstición del Martes 13

      La primera referencia que podemos encontrar, dentro de la superstición de éste día, es la creencia de que fué un Martes 13 cuando se confundieron las lenguas en la Torre de Babel , la cual se le llamaba Etemenanki, que puede ser interpretado como “la mansión de lo alto entre el cielo y la tierra”. En el relato de la torre de Babel, del libro de Génesis en el Antiguo Testamento, Dios “castiga” a la humanidad por su arrogancia, exponiendo al hombre a la confusión de lenguas.

“Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.” Génesis 11:9.

La torre de Babel (De Toren van Babel) Pieter Brueghel el Viejo, 1563 Pintura al óleo sobre madera • Renacimiento 114 cm × 154 cm Museo de Historia del Arte de Viena, Viena, Flag of Austria.svg Austria

La torre de Babel (De Toren van Babel) Pieter Brueghel el Viejo, 1563 Pintura al óleo sobre madera. Renacimiento

Otra referencia que podemos encontrar es la relacionada con Jesús y sus 12 apóstoles en la  Ultima cena, donde se considera a Judas como el treceavo (13º) apóstol el cual es sinónimo de traición. En el caso del Cábala se considera que existen 13 demonios así como también el libro del Apocalipsis en donde capítulo 13 corresponde al anticristo y la bestia.

        En algunos países de Latinoamérica, cómo Chile, Argentina y Venezuela se considera que éste día es de mala suerte. En el caso de España existe un refram: “ En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes” que explica en parte la superstición acerca de éste día. De hecho, muchos aviones no tienen fila 13, en el caso de Venezuela, los restaurantes no toman en cuenta el número 13 a la hora de enumerar las mesas de la sala por considerarlo de mala suerte para el negocio.

       El origen de esta especie de proverbio dicen que fue el haber sido martes el día en que el rey D. Alfonso el Batallador, primero de Aragón, fue vencido por los moros, y muerto en la batalla de Fraga el año de 1134, aunque fué un día viernes pero que al tener la letra “R” también serían de mala suerte los días martes y miércoles.

        La verdad es que el nombre de este  día deriva del dios romano de la guerra llamado Marte, hijo de Juno y Júpiter , el cual representa destrucción, violencia y sangre y de acuerdo a esto se nombró a nuestro vecino planeta rojo como Marte y en la edad media se le conocía cómo el “pequeño Maléfico”.

Estatua de Marte desnudo, portando sus atributos guerreros en una pintura mural de Pompeya.

     Estatua de Marte desnudo, portando sus atributos guerreros en una pintura mural de Pompeya.

        Aunado a ésto, el martes 29 de mayo de 1453 cayó la ciudad de Constantinopla. Según parece, el Papa y las Repúblicas de Venecia y Génova enviaron una flotilla de ayuda a la ciudad sitiada, pero ésta caería antes de que llegaran. Cuando la flota de socorro iba a entrar por el estrecho de los Dardanelos, se cruzaron con unos pocos barcos de refugiados que huían de la ciudad conquistada; al preguntar cuándo había caído, éstos respondieron que el martes. La caída de Constantinopla supuso un profundo trauma para las potencias cristianas, y el día de su caída, el martes, asociado además al dios de la guerra romano, pasó a considerarse de mala suerte.

      Justificado o no, la verdad es que la creencia de que éste día es de mala suerte no tiene fundamentación científica, sin embargo hay personas que han traspasado la linea de la superstición para llegar a padecer una fobia real a éste número en particular, dicha fobia se llama Trezidavomartiofobia. Los trezidavomartiofóbicos son personas a las que un día como este les produce ansiedad, miedo e inseguridad.

Documental: ZeitGeist (2007)

¿Puedes dedicarme 2 horas de tu tiempo? No necesitas moverte de donde éstas, no necesitas hacer otra cosa más que mover tu dedo y hacer clic, la tecnología hará el resto.

Pero antes quiero que tengas en cuenta que, la realidad es lo que percibimos de ella, nosotros decidimos si convertimos a la autoridad en verdad o la verdad en autoridad. A muchos nos han mentido desde niños, a veces para nuestra propia protección, pero siempre las mentiras surgen para levantar falsos ídolos y continuar con un orden mundial corrupto y hacernos adorar a falsos profetas y falsas banderas. Deja tu prejuicio, olvida la verdad que crees que sabes, no te diré que ésta es la verdad absoluta porque es el deber de cada quien encontrarla.

Éste documental titulado Zeitgeist ( Éspiritu del tiempo) es una obra cinematográfica de Peter Joseph que nos enseña a valorar un estudio comparativo de las distintas religiones y sus nexos de unión y coincidencias, para pasar a relacionar el zenit del petróleo con el dinero-deuda y los ataques de falsa bandera que permiten visualizar un mundo lleno de corrupción a todos los niveles pero sobre todo al más alto nivel de las élites.

YjRivas