La belleza de la inteligencia.

Ginoide, Cyborg

Si lo pensamos detenidamente, tenemos muchas razones por las cuales temer a las máquinas: son más fuertes, son más rápidas y pueden vivir mucho más que cualquiera, por más saludable que este sea. Las máquinas son, en su mayor expresión, una imitación de la fuerza natural reforzado por el ingenio humano y su capacidad para alterar los elementos.

Desde que la robótica y la computación predijeron la llegada de la inteligencia artificial, nació un temor conjunto, una reacción natural ante una posible amenaza de que las máquinas fueran más inteligentes que nosotros y que con el tiempo, llegaran a dominarnos o, en el peor de los casos, aniquilarnos. Pero puede que este singular escenario no sea realmente una guerra apocalíptica sino una batalla filosófica y legal que consista en establecer o reafirmar qué es lo que realmente nos hace humanos.

Existe una necesidad humana de construir las máquinas similares a nosotros en una versión moderna del Génesis, donde nosotros hacemos el papel del creador y la máquina, de la criatura. Los teósofos explican que la inteligencia es una cualidad del espíritu que se expresa a través de las facultades neuronales del cuerpo, que funciona como un cascarón. Los científicos a su vez, establecen que la inteligencia es una fenómeno generado por impulsos eléctricos en una compleja interacción de las neuronas. Ambos tienen algo en común: la inteligencia es una cualidad humana.

Ginoide, Cyborg

Ginoide “Lizz” creado por Y. J. Rivas

Anuncios

¿Para qué huir de casa?

No quiero despedirme de esta tierra con lágrimas en los ojos y mucho menos con la sensación de huida. No es mi deseo convertirme en un extrangero refugiado cuyo anfitriones consideren que perdió su patria y su fe. No deseo unirme a la tendencia de quienes se llevan consigo el desprecio, el rencor o el temor al fracaso al navegar en aguas desconocidas. De hecho, tampoco quiero que la esperanza de una mejor vida sea el único motor para encaminarme a un nuevo horizonte. El miedo y la esperanza son como los espejismos del que vaga por el desierto.

Quiero que mis decisiones se traten de vivir, no de sobrevivir siendo un exiliado apuntado por extranjeros antipáticos o poco conocedores del sentimiento de pérdida de tu hogar o el abandono forzado de este por considerarlo hostil o infructuoso. No deseo ser un huésped poco deseado al que debes tratar con una fingida amabilidad porque sabes que destinó sus últimos recursos para huir de casa.

Río Caribe – Venezuela

¡Maldito orgullo que apareces como si ya no tuviese suficiente con la pena! El orgullo es la fuente de la vergüenza y no deseo sentirme avergonzado por abandonar estas costas, estas montañas y este aire caribeño. Tampoco deseo que mi apego a un pueblo que prefirió la comodidad a la responsabilidad determine el porvenir de mi futura familia. Desgraciadamente, todos comenzamos a darle la espalda a nuestra gente, y abandonamos el barco. Con cada abandono la estamos condenando y ya le hemos puesto muchas cruces a este hermoso cementerio. 

¿Estaré siendo egoista o solo me uno a la tendencia de quienes prefieren la huida al riesgo? ¿Cuál seria el riesgo en primer lugar, vivir sintiéndose inseguro en casa propia o la seguridad de una casa extranjera? Preguntas innecesarias para quien no tiene mas opción que arriesgarse. 

Deseo romper las ataduras y devolverme la sensación de estar seguro ¿pero lograré sentir una mayor seguridad es un suelo que en principio me considera ajeno? Miraré de nuevo el mapa y apreciaré las vastas ciudades confiando en que no huiré de casa, al contrario, llevaré lo mejor de ella para que cada rincón del mundo que me reciba con amabilidad sepa de antemano que no pertenezco solo a una patria, sino que mi sentido de la aventura me lleva a conocer pueblos nuevos sin miedo a perder la identidad y aprender lo mejor de ellos para que la bandera que vea ondear en el cielo, en cualquier parte del mundo, sea la de mi hogar; soy pues, un ciudadano del mundo. 

La divina providencia de la ignorancia

En el mundo abunda las profecías sobre el fin del mundo. Ante cada acontecimiento no falta quien nos recuerde las centurias del famoso Nostradamus o cite algún versículo de Las Revelaciones. ¿Todo esto para qué? ¿Con qué finalidad parafraseamos antiguas profecías que en principio no pudimos prevenir? ¿Qué sentido tiene saber algo que no puedes cambiar?

Vivimos tiempos llenos de calamidades. Lo vemos en la televisión, lo escuchamos en la radio y hasta el vagabundo que cruza la calle parece entenderlo. Nos enfrentamos a un cambio global. La naturaleza espera reclamar lo suyo y nuestro sentido del apego hace que sea mas dificil para nosotros entender que no tenemos nada en este mundo que no pueda ser reclamado. Por lo tanto, muchas de estas catastrofes son consecuencia de actos humanos. Pero el humano es parte de la naturaleza ¿no es así?

Conviene, pues, que seamos doctos en  alguna ignorancia por encima de nuestro conocimiento, para que, ya que no captemos la exactitud de la verdad, al menos vayamos hacia ella y veamos lo que no podemos comprender..

Nicolás De Cusa

No necesito tener poderes proféticos para entender, para saber que el mundo actual está derrumbándose. Lo que si se necesita es una leve mirada al pasado para saber que no es la primera vez y que no será la última. Todos parecen llamar el fin de los tiempos, creyendo fielmente que todo estaba escrito así y que no había nada que pudiésemos hacer.

Para aquellos que son seguidores de los profetas mayores y menores, incluso aquellos que buscan en la adivinación respuestas concretas ¡ya basta! Dejen de creer en las  profecias de ancianos que llevan centenas de años hecho polvo y  no escuchen a los prestidigitadores que buscan ganar dinero a costilla de malos augurios. La realidad es determinada por la luz, y la luz cambia su comportamiento según sea observada.

La verdad es que nadie nunca ha creído en la divina providencia más que en su propia ignorancia puesto que aunque las calamidades de nuestro mundo hayan sido  elucubraciones de ancianos barbudos de antaño, aún seguimos contaminando el mundo, provocando guerras, seguimos siendo mezquinos con nuestros vecinos y pensando en el bien personal por encima del bien colectivo. 

La función de la fe

Nunca me ha interesado molestar a los espíritus con plegarias. Tal vez nunca he rezado al Cristo de forma sincera. Incluso quizá, en tiempos mas oscuros, e ignorado los pentagramas e invocaciones a elementales. Todo esto porque existe en mi, un conflicto interno por descubrir aquello que llaman fe.

La fe es un sentimiento de apego a lo desconocido,nos brinda la seguridad de que hay algo más, en algún lado, que es responsable de todo lo que nos rodea y que nos observa y brinda protección. No sabemos explicar bien qué es la fe y solo nos limitamos a contar las experiencias y hablar de aquella fuerza más poderosa que nosotros. Por lo tanto, es difícil saber si la fe es adquirida o es de alguna forma implantada, como si se tratarse de un archivo de programa. Si bien sabemos que cada archivo tiene una función, que la naturaleza tiene un uso para cada cosa, y si, la fe es adquirida o implantada, descubierta o nacida espontáneamente en la mente humana, ¿Qué función tiene?

Imaginar un mundo sin fe, es quizá una idea absurda, muchos pensarían que le arrebataría algo importante, imprescindible para sus vidas. Esto podría crear un ambiente de confusión y probablemente sea eso lo que pasa en la actualidad. Pero, si la fe ha permanecido en la mente humana por miles, tal vez millones de años, ¿cómo podríamos pensar siquiera en desprendernos de la fe que aparentemente ha nacido con la humanidad? La respuesta podemos hallarla en el mismo entorno donde nació: en la necesidad de creer en algo.

No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo.

Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.

En la antigüedad, el hombre como cualquier otra especie, se regía por el día y la noche. Al ser criaturas diurnas, era durante el día cuando se dedicaba a cazar, a alimentarse y a realizar actos sociales (cuando adquirió la capacidad) pero en la noche, cuando las sombras llegaban, debía refugiarse, pues sabía que en la noche estaba indefenso. Con el tiempo, la noche adquirió la forma de todo aquello que nos amenazaba y le dimos forma a criaturas monstruosas para que representaran cada uno de nuestros miedos en las tinieblas.

En estos tiempos la fe es retada y solo aquellos que aun tienen sus convicciones bien arraigadas pueden disfrutar de tan maravilloso don aun cuando en su religión insistan en creer erróneamente que son poseedores de la verdad absoluta. Tal vez sea difícil despojar a la fe del estigma de la religión, pues funcionan como dos entes que retroalimentan. No obstante, la fe funciona sin la religión, pero la religión no funciona sin la fe.

Por Y. J. Rivas
Publicado desde WordPress para Android

Frágil

​Vivo en un país cyberpunk. La miseria se haposicionado en la ciudad frente a observadores indiferentes. Los medios de comunicación dosifican la información mientras quienes ssben la verdad la usan para manipular. Estamos en un Estado corrupto que ondea una bandera directo al fracaso. Y solo unos pocos gritan mientras la mayoria corre o se resguarda para sobrevivir. Es un guerra silenciosa.

Los lideres se señalan mutuamente buscando el verdadero culpable de tanta tragedia. Aquellos que luchan también se abren paso para la publicidad. Todo es un juego de caras donde la politica alimenta el mercantilismo. ¿Para quién es la lucha?¿Quién se beneficia ante una crisis que no obedece al dialogo? 
En nuestras limitantes como pueblo solo buscamos el culpable en las caras conocidas. Buscamos el culpable en otros pero nunca estuvo alli. Vivimos las consecuencias de nuesro cinismo, de nuestra ignorancia y negligencia ante los acontecimientos sociales, políticos y económicos. Tenemos El Gobierno que merecemos por dejar en manos de otros nuestra virtud. Rechazamos nuestra responsabilidad y ahora esta se nos restriega en la cara. La cara conocida que debemos buscar es la nuestra.
Nuestros fundadores deben avergonzarse de nosotros por preferir la comodidad al progreso, por creer en salvadores y esperar que los gobiernos nacionales nos alimenten o los extranjeros nos orienten. ¿Somos acaso un pueblo domesticado por la televisión y las redes sociales cuya voluntad reside esperar a que otro de el primer paso para luego hacerlo viral sin tomar su lucha como propia?

¿Dónde se encuentra el “Yo”?

Tengo un cuerpo compuesto por muchas células, con átomos que vibran a velocidades tan altas que parecen inmóviles y que conforman un universo tan pequeño, e igualmente vasto, que sus límites apenas podemos intuir de forma cuántica. Por mucho tiempo basé mi concepción del Yo en función de esas células que dan forma a mi apariencia física pero no nunca consideré que, si mis células mueren a diario y renacen otras, en el ciclo natural de la vida, entonces yo muero y reencarno a diario.

Me pregunté si el yo de ayer era el mismo que es hoy, pues aunque los pensamientos de ayer no los tengo hoy —pero si la misma conciencia— entonces es plausible que mi yo físico y mi yo mental, fueran distintos yo, y que mi yo físico original haya muerto hace años. No obstante, hay una entropía, producto de un sistema armónico que busca equilibrarse constantemente para evitar que mi yo mental, perezca con mi yo físico. Al notar que así era, supe entonces que debía haber distintos yo, cada uno dependiente del otro pero autónomos en su “funcionamiento”. Si únicamente el yo residiera en mi cuerpo, lo que soy hoy no tendría ninguna relevancia mañana. Mi cuerpo no soy yo.

Pero pensé que ese yo, no debería ser indivisible, pues al estar originado pero no formado por muchas partes, habría en él tal vacuidad que iría en contra de la individualidad.

EL concepto de vacío

Me senté a meditar, intentando olvidar todo lo aprendido para poder aprender algo nuevo y me encontré con un yo mental, más abstracto. Supuse que mi inteligencia era yo., que esa voz, mi voz interna, era mi yo hablando. Pero la mente no produce sonido alguno. Esa voz no proviene de la mente si o de mis cuerdas vocales que emiten sonido hasta mis oídos de forma interna. Esa voz no era mi mente, no era mi yo. ¿Cómo puede algo corresponder y ser al mismo tiempo correspondido? y el dueño al mismo tiempo?Tengo un mente pero si esta me pertenece entonces no soy yo. Yo no soy mi cuerpo, no soy mi mente, tampoco soy mi alma, estas me fueron otorgadas, son cualidades, pero ninguna de ellas soy yo.

¿Quién soy yo entonces? La misma pregunta resuena como campanas en una habitación cerrada. El viento contesta con un leve silbido: Yo soy tú, soy él, ella, ellos, nosotros. En un principio todos fuimos una sola cosa, una estrella en el centro del universo que estalló en el Big Bang. Lo que quiere decir que nuestros átomos, así como el del agua, de la tierra, los animales, las plantas, incluso de las bacterias, virus y los cada ser humano del planeta, estuvieron unidos en una sola y misma cosa.

Los cinco agregados del apego de acuerdo al budismo.

Los cinco agregados del apego de acuerdo al budismo.

El problema es el apego a un individualidad donde se cree que lo que somos, nació con nosotros y es inmutable. Existe un enorme temor de perder esa individualidad, porque la basamos en la percepción que tenemos nosotros, de nosotros. Lo que significa que Yo soy los que fueron, vivo en los que son y habitare en los que serán. Yo soy la rata que se escurre en las alcantarillas, soy el árbol que crece junto la ventana, incluso la lluvia que cae forman el Yo.

 

Yo fui antes que tú, tú eres mi pasado.

Tú y yo somos el mismo yo que vemos en ella y él,

pero cada uno de ellos y sus yo han ganado una conciencia propia,

una semi individualidad determinada por las dimensiones de sus cuerpos.

Todos somos una misma conciencia cósmica en el que cual se edifica el mundo y solo por ella se mantiene. Somos la red que inunda todas las células y llega hasta los confines del infinito y oscuro cielo. Yo soy el sol, Yo soy el agua, el agua eres tú, tú eres ella, ella somos todos. Mi mente, mi espíritu, mi cuerpo son extensiones del yo que nace permanente y transmigra según las eras. Todos somos muchas mentes de una conciencia universal. Yo soy lo que soy contigo por interacción.

Por Y. J. Rivas
Publicado desde WordPress para Android

La esperanza del nuevo mundo

Todo en esta vida responde a un ciclo de caos y orden. Los días menguan para dar paso a la noche y esta se va a dormir cuando el sol renace glorioso en el horizonte. En ese ciclo, todas las acciones corresponden a unas emociones que vibran tan fuerte, que parecen los latidos de un corazón jovial y vigoroso, como los tambores de las cruzadas de antaño cuando el mundo era tan violento que la misma belleza que hacia sufrir a unos, llenaba de dicha a los otros.

Después de millones de años por fin podemos decir que hemos escuchado a nuestro mundo cantar. Lo hemos visto y escuchado por las noticias. En todas partes del mundo ya suenan las trompetas. El cielo se estremece porque porque hemos fijado nuestra mirada en él, pero esta vez no como algo inalcanzable y sobrenatural, al contrario, ahora sabemos que es accesible para nosotros.

La indiferencia al dolor no es de valientes, es de soberbios

Había pasado mucho tiempo desde mi última publicación, como si hubiese sido raptado por una sociedad que solo espera exprimir toda tu cordura. El problema conmigo es que se la he dado toda, y he dejado para mi solo el sentimiento de una estabilidad mental fingida, tal vez por presión social o porque me gusta jugar a ser un ciudadano modelo que paga sus facturas y presume con sus amigos los bienes adquiridos.

Me niego a aceptar una sociedad artificial, levantada sobre cimientos erosionados por la obsolescencia. En una labor constante por mantener el romance que esta generación ya considera anticuado o poco práctico, como si el verdadero sentir estuviera determinado por una pantalla digital que embriaga los sentidos y acondiciona la mente; su objetivo es  atraparla y llevarla lejos del mundo real que se cae a pedazos, mientras todos fingimos una felicidad ante una cámara.

¿Sabes? Debes convencer al resto del mundo que eres feliz. A la gente no les gustan los infelices porque la infelicidad es dolorosa y nadie quiere dolor. Cada persona sufre en silencio por obligación. Los medios te dicen que debes sonreír aunque tu mundo se desmorone, pero no te lo dicen por tu bien, si no por el de ellos. Cada persona lucha a diario con su sufrimiento en secreto porque saben de la indiferencia de los otros al dolor. ¿Quién desea conocer el dolor de los otros cuando el propio es insoportable? Esto es un juego de máscaras dónde expresar el dolor es el mayor acto de valentía.

¿Qué hay de los riesgos de amar y ser amado? La vida es una lucha constante, excitante y difícil pero al final del día ¿no es por haber superado las pruebas mas difíciles que sonreímos orgullosos? Sentir tristeza no tiene porque ser vergonzoso. Somos humanos y eso significa que las vicisitudes están implícitas en nuestra vida. La tristeza y el dolor nos hacen mas comprensivo con otros porque la carga se divide y se comparte. Es un error pensar que podemos superar solos cada obstáculo. Nuestra generación esta sumida en la soberbia.

 

Lo que no cuentan las historias de amor.

Habría sido mejor no decirle que la amaba. Debí haberme detenido justo en el momento en que su mirada volteó hacia otro lado. Pero en ese momento no tenia razones para creer que solo era un pañuelo que secaba sus lágrimas, el cuál podía guardar en un bolsillo para luego tirar cuando ya estaba demasiado sucio.
Sigue leyendo

¿Para qué escribir?

Cada mañana al despertar, mi mente se inunda con una tertulia de voces, como si abriera de pronto la llave de una regadera. A veces son pensamientos con un sentido; otras, simples ruidos. Yo nunca decidí escribir, nunca fue mi idea ser escritor pero quise detener las innumerables voces en mi cabeza. No es que tenga algún problema mental —lo sé porque ya me han hecho la prueba— pero encontré en la escritura un lugar especial, como si fuera la dosis correcta para una especie de neurosis.

Sigue leyendo